Oro es para ‘The Artist’

'MODERN FAMILY' se lleva el Globo de Oro en una noche dominada por el filme mudo europeo

Elenco de 'The Artist', cinta en blanco y negro y silente que se llevó tres Globos de Oro.
Elenco de 'The Artist', cinta en blanco y negro y silente que se llevó tres Globos de Oro.
Foto: EFE

Estrellas a diestro y siniestro. Vestidos y joyas (sin ir más lejos, Sofía Vergara aseguró lucir collares, pendientes y anillos por un valor de cinco millones de dólares, obra de Harry Winston). Y, por supuesto, premios. Muchos premios. Y la mayoría, un total de tres, para The Artist.

La noche de los Globos de Oro de 2012 se caracterizó por la previsibilidad y, como siempre, el aburrimiento.

No hay nada que hacer: salvo por algún instante aquí y allá (la simpática presencia del maestro de ceremonias Ricky Gervais, los apuntes cómicos de actores como Seth Rogen, el desafío sexual de Madonna al primero tras ser presentada “como si fuera una virgen” en referencia a su canción Like a Virgin o el buen emparejamiento de Antonio Banderas con Salma Hayek), una entrega de premios de cine tiene que seguir una pauta establecida que nadie parece poder o querer alterar.

Y el resultado siempre es el mismo: horas de paseos al escenario y largos y monótonos discursos de agradecimiento (como el de Octavia Spencer por su victoria como Mejor Actriz de Reparto por The Help).

En esta ocasión, y por lo que respecta a una de las dos candidatas hispanas, no pudo ser: Sofía Vergara, vestida de negro por Vera Wang (y sin ropa interior, como dijo después en una conferencia de prensa), se quedó sin premio a la Mejor Actriz de Reparto en Serie, Telefilme o Miniserie por su trabajo en Modern Family.

Claro que su derrota no fue demasiado dolorosa si se tiene en cuenta que la vencedora fue Jessica Lange por la serie de FX, American Horror Story. Esta fue la quinta victoria de Lange, tras un total de 12 nominaciones.

Lo mismo pasó con Pedro Almodóvar y su más reciente filme, La piel que habito, que se fue de vacío ya que la presea a la Mejor Película Extranjera recayó en A Separation, la representante iraní.

Modern Family, por su parte, sí que se llevó el Globo de Oro a la Mejor Serie en Comedia o Musical, derrotando a Enlightened, Episodes, Glee y New Girl. Sofía Vergara lo agradeció con un “buenas noches. Gracias, Antonio. Gracias, Salma”, en referencia a los presentadores del galardón. “Al ser un premio internacional vamos a aceptar este premio en dos idiomas”, continuó con un discurso de agradecimiento traducido por uno de los productores de la serie, aunque nunca siguiendo exactamente lo que la actriz colombiana estaba diciendo.

Los Globos de Oro, decididos por los menos por un centenar de miembros de la siempre controversial y sospechosa Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), tuvieron lugar ayer en el Hotel Beverly Hilton en Beverly Hills en una ceremonia que, por tercer año consecutivo, estuvo a cargo de Ricky Gervais.

De todos es sabido que el año pasado el cómico británico provocó notables controversias con sus comentarios, algunos refutados en directo, por ejemplo por Robert Downey Jr., quien se molestó al ser presentado como alguien famoso más por sus problemas de adicción que por su labor en la pantalla.

Tras varios meses de suspenso, la asociación de periodistas decidió volver a entregarle la batuta a Gervais y su labor resultó más elegante, menos incisiva pero, como siempre en él, brillante.

Eso sí, pareció como si Gervais sí hubiera seguido las directrices que bromeó le habían impuesto desde la HFPA, controlándose considerablemente en su monólogo inicial en el que por supuesto no dejó títere con cabeza, lanzando dardos contra Eddie Murphy (quien hace tres meses abandonó la presentación de los próximos Oscar), Kim Kardashian, Mel Gibson (y por ende, Jodie Foster, directora de su más reciente cinta, The Beaver, título que prestó a una broma predecible si se emplea tal palabra en inglés para describir una parte de la anatomía femenina), Justin Bieber… y su propio pene, todo concluyendo en un cara a cara entre Gervais y Johnny Depp, el primer presentador de la gala. El año pasado, aquel atacó The Tourist con notable pericia y sarcasmo. Y en esta ocasión, Gervais le preguntó a la estrella de Pirates of the Caribbean si había tenido ocasión de ver la cinta que protagonizó junto a Angelina Jolie. Su sucinta respuesta, tras pensárselo, fue “no”.

No obstante, una hora más tarde, el actor Seth Rogen (50/50) probablemente ganó el premio al mejor chiste de la noche cuando aseguró “hola, soy Seth Rogen y en estos momentos estoy haciendo todo lo posible por ocultar una masiva erección”, al posar en el escenario al lado de una arrebatadora Kate Beckinsale (Underworld), lo que desató las carcajadas de los presentes en el salón donde tuvo lugar la gala. Quizá sea momento de cederle la batuta de alguna que otra entrega de premios en un futuro esperemos que cercano (su sarcasmo al indicar que My Week with Marilyn, que ganó el Globo de Oro a la Mejor Actriz formaba parte de la sección de Comedia o Musical fue evidente).

La sucesión de premios dio inicio con el entregado al veterano Christopher Plummer por Beginners, donde da vida a un jubilado que tras quedar viudo decide salir del armario y declarar su homosexualidad a su hijo, a quien da vida Ewan McGregor, y continuó con los aceptados por actrices como Laura Dern y Kate Winslet por su trabajos en la serie Enlightened y en el telefilme Mildred Pierce, respectivamente; Madonna, quien se hizo con su segundo Globo de Oro, tras el logrado en 1997 por Evita como Mejor Actriz en Comedia o Musical, gracias a la composición del tema Masterpiece, que forma parte de la banda sonora de su filme como directora, W.E., que se hizo con la estatuilla a la Mejor Canción; y, como era de esperar, Meryl Streep obtuvo su octavo Globo al ganar como Mejor Actriz Dramática por The Iron Lady, donde da vida a la exprimera ministra británica Margaret Thatcher, y George Clooney se hizo de su tercero al ganar como Mejor Actor Dramático por The Descendants, que también venció en el apartado de Mejor Filme Dramático.

Pero tan pronto como el francés Ludovic Buorce subió al escenario para tomar el galardón a la Mejor Banda Sonora por The Artist, quedó claro que la noche sería para este largometraje mudo y en blanco y negro, un homenaje al cine silente que ha encandilado a público y crítica por igual.

Esta producción galobelga también ganó los Globos de Oro a Mejor Actor en Comedia o Musical (Jean) y Mejor Película en Comedia o Musical, aunque no a Mejor Director, que obtuvo Martin Scorsese por Hugo.

En lo que respecta a la televisión, la HFPA siempre se ha destacado por elegir producciones novedosas, en directa oposición a, por ejemplo, los Emmy, de ahí los premios a series como Homeland, Boss o Episodes.

No sería justo terminar sin hacer mención del premio honorífico Cecil B. DeMille a Morgan Freeman, por una carrera dedicada al cine.

Freeman -quien dio un discurso sucinto, inteligente y amable- recibió la estatuilla de manos de Helen Mirren, con quien trabajó en Red, y del veterano Sidney Poitier, que fue merecedor del mismo premio años atrás.

No será hasta el 26 de febrero cuando tantas estrellas se reunan bajo el mismo sol… o luna. Será el turno de los Oscar. Quizá también vuelva a ser el turno de The Artist.