Panorama gris para los desamparados

Hay menos fondos para programas de ayuda y sufren de más violencia

Se teme que por el actual ambiente político y económico en el país, la situación de las personas sin hogar empeore  este año.
Se teme que por el actual ambiente político y económico en el país, la situación de las personas sin hogar empeore este año.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

WASHINGTON, D.C.- Aunque las personas sin hogar parecen multiplicarse en las principales ciudades, a nivel nacional la situación permanece estable. Al menos así lo indicó un nuevo reporte difundido ayer. Sin embargo a corto plazo, problemas como la violencia contra quienes viven en las calles, junto a la disminución de fondos en programas federales, muestra un panorama desalentador.

Mientras el caso de Itzcoatl Ocampo continúa estremeciendo a Anaheim, California, la pregunta respecto a la violencia extrema contra quienes duermen en la vía pública, ha inflamado las tensiones sociales, cuando apenas se asoman destellos de la recuperación económica en Estados Unidos.

Ocampo, de 23 años, veterano de la guerra de Irak, fue detenido durante el fin de semana como el presunto responsable de la muerte de cuatro desamparados, luego de alarmas a nivel local y operaciones de vigilancia.

Pero su caso, es uno entre muchos. Un nuevo reporte lanzado este mes por National Coalition for the Homeless, indicó que 2010 fue uno de los años de mayor violencia contra este grupo.

Desde 1999 a 2010 se reportaron 1,184 ataques en 47 estados, junto a Puerto Rico y el Distrito de Columbia. De estos 312 han resultado en la muerte de las víctimas.

“Nuestro datos sugieren que los perpetradores tienden a ser hombres jóvenes y niños adolescentes. En 2010, 72% de las agresiones fueron cometidas por individuos menores de 30 años”, especificó el documento.

A nivel nacional, otro reporte difundido ayer por Nacional Alliance to End Homelessness (NAEH) y Homelessness Research Institute, mostró que la situación de las personas sin hogar puede empeorar considerablemente durante 2012.

Aunque a nivel general, la población de desamparados disminuyó en 7 mil, es decir un 1%, de 643,067 en 2009 a 636,017 en 2011; un 40% de ellos no posee ningún tipo de refugio.

“La relativa estabilidad de los números muestra que medidas como el paquete de estímulo económico ha funcionado. Pero ahora que el desempleo continúa alto y que programas como HPRP (que busca prevenir el desamparo y lograr que aquellos que se quedaron sin casa puedan encontrar rápido alojo), están terminando, tememos que el contexto pueda empeorar”, aseguró Nan Roman, presidenta y directora ejecutiva de NAEH.

“Políticas como la reducción del déficit disminuirán la asistencia disponible. Si el gobierno falla en sostener los esfuerzos que se han dado hasta hora, es una receta para el fracaso”, agregó.

NAEH insistió en que la Administración y el Congreso deben mantener la ayuda de 1,500 millones de dólares, dedicada a esta área, aunque reconocieron que el ambiente político no favorece esta tendencia.

La situación de los veteranos arrojó los resultados más alentadores, con una reducción del 11%, aunque las estadísticas continúan en el rango de 31 desamparados veteranos por cada 10 mil ex soldados.

La situación por estado mostró aumentos y descensos significativos en diferentes áreas del país. El cambio más pronunciado se produjo en Montana con una reducción de 572 personas viviendo en la calle, alcanzando 1,196.

El área con la situación más crítica fue Louisiana, con un incremento de 3,213 personas desamparadas. California permaneció relativamente estable con 133,129, lo mismo que Texas con 36,761. Nueva York registró un descenso de casi 2 mil, llegando a 61,067.