Piden ayuda para indígenas

Un grupo de activistas protestó ayer frente al consulado mexicano de Los Ángeles, para reprochar al gobierno de México la falta de atención a comunidades indígenas como la rarámuri, que habita en la sierra de Chihuahua.
Piden ayuda para indígenas
Estuvieron encabezados por el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Un grupo de activistas protestó ayer frente al consulado mexicano de Los Ángeles, para reprochar al gobierno de México la falta de atención a comunidades indígenas como la rarámuri, que habita en la sierra de Chihuahua.

Además, los manifestantes querían aclarar que los indígenas no se estaban suicidando, como aseguraron medios de prensa y hablaron de las necesidades reales de esta comunidad que padece hambruna.

Los inconformes, encabezados por el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), redactaron una carta al presidente mexicano Felipe Calderón con sus peticiones, y su deseo es que a través del consulado se la hicieran llegar.

La abuela de Rafael Rodríguez era una indígena rarámuri y por eso, aunque él nació aquí, sus lazos afectivos con esa comunidad de la Sierra Tarahumara siguen fuertes.

Dice que habla con conocimiento de causa, por eso se unió a la protesta. “Los rarámuris no son suicidas. No son ignorantes y no es que se queden quietos esperando que les llegue la comida, salen a buscarla pero ahora están atrapados”, dijo.

Hace unos días en México se hizo una denuncia pública sobre supuestos suicidios de rarámuris por la hambruna en la Sierra Tarahumara de Chihuahua.

Rodríguez dice que no es así. Que debido a que viven en comunidades de difícil acceso y ahora asediados por la violencia del narcotráfico les resulta complicado salir en busca de comida.

“Es una zona muy explotada por la riqueza de sus recursos naturales y ahora por la violencia del narcotráfico”, explicó Bertha Rodríguez, coordinadora de comunicaciones del FIOB. “Por eso estamos exigiendo que no sólo sea una ayuda momentánea sino permanente”.

En la carta a Calderón, el FIOB hace cuatro peticiones, entre las que destacan la movilización de ayuda a través de helicópteros y que otorgue recursos humanitarios a las familias asentadas en los municipios afectados por la hambruna.

Además de cambios en la Ley de Aduanas para eliminar trámites burocráticos a las organizaciones no lucrativas que desean llevar ayuda desde el extranjero a familias de bajos recursos o en situaciones de emergencia, como en este caso.

Rodríguez señaló que por esa razón el FIOB solicita a la comunidad angelina su apoyo monetario y no con ropa o alimentos, porque es difícil ingresarlos a México.

“Hay que entender su cultura, dijo el descendiente de rarámuris. “Ellos no aceptan cualquier tipo de comida porque su alimentación básica es frijol, maíz, chile, calabazas… es lo básico, están acostumbrados a eso y no van comer algo diferente. No es sólo el hecho de pedir comida enlatada”.

Rodríguez dice que sin medir el efecto de la respuesta del presidente mexicano, instituciones como el FIOB, cumplen con su deber cívico.

“No podemos quedarnos callados ante lo que ocurre a nuestros hermanos indígenas”, expresa Rodríguez, quien aseguró que el dinero recaudado lo harán llegar por medio de Amnistía Internacional, quienes tienen la capacidad de facilitar ese proceso.

Como era sábado, aunque hay parcialmente servicio consular, en un inicio las puertas les fueron cerradas por los guardias de seguridad.

Pero luego de un momento amargo, finalmente alguien escuchó su reclamo.

Rubén Romero, del departamento de tecnología, que dijo estaban en una “jornada sabatina” de entrenamiento, los atendió y recibió su carta.

Los activistas han abierto una cuenta para donativos a los rarámuris en el Bank Of America, cuenta 2780721960.