Reunión histórica en Bell

La intensa lluvia no impidió que decenas de residentes de la ciudad de Bell sostuvieran una reunión histórica, a la que asistieron funcionarios públicos de otra ciudades de California y asesores, para ayudarles a definir el presupuesto de la ciudad para el próximo año fiscal.
Reunión histórica en Bell
Funcionarios de otras ciudades asistieron para ayudarles a definir el presupuesto de la ciudad para el próximo año fiscal.
Foto: Esmeralda Fabián

La intensa lluvia no impidió que decenas de residentes de la ciudad de Bell sostuvieran una reunión histórica, a la que asistieron funcionarios públicos de otra ciudades de California y asesores, para ayudarles a definir el presupuesto de la ciudad para el próximo año fiscal.

“Nunca habíamos tenido algo como esto en la ciudad, es un evento histórico. Es una experiencia de aprendizaje para toda la comunidad”, apuntó Ali Saleh, alcalde de Bell. “Esta vez la comunidad tiene que participar para que haya transparencia en el manejo de la ciudad”, añadió.

El foro comunitario al que asistieron administradores y otros funcionarios públicos de ciudades como Santa Barbara, Commerce, Ventura , entre otras, tuvo como objetivo guiar a la comunidad de Bell en el proceso de establecer el presupuesto de su ciudad, y así evitar fraudes y desfalcos por parte de funcionarios públicos.

Tal y como ocurrió en 2010, cuando se descubrió el caso de corrupción por parte del administrador y el Concejo de esta ciudad del sureste de Los Ángeles.

“La confianza de esta comunidad en el manejo público fue traicionada de una forma horrible, como pocas veces se ha visto. Pero este es un buen momento para recuperar la confianza en su administración e iniciar el proceso de recuperación”, afirmo Ken Hampian, uno de los asesores voluntarios y ex administrador de la ciudad de San Luis Obispo.

La reunión inició muy temprano ayer en la mañana en el centro comunitario de la ciudad, con una detallada explicación de como se dividen los gastos y las entradas de dinero en el presupuesto de esta ciudad, que en el actual año fiscal es de 29.4 millones de dólares.

Bill Stater, asesor para el presupuesto de Bell, destacó que actualmente y en años pasados, la ciudad asigna el 50% de su presupuesto en pagar la seguridad al departamento de policía. Algo que según Stater, es el promedio en gastos por concepto de policía en las cerca de 480 ciudades de California. Además un gasto considerable, alrededor de un 12% en Bell, está destinado en gastos legales.

“Estos gastos en asuntos legales por lo que ocurrió aquí, va permanecer por otro par de años. no hay nada que se pueda hacer al respecto”, comentó Stater en relación a los gastos por demandas en el caso de corrupción.

Mientras que un 15% es destinado al pago de personal que trabaja en la ciudad. El cual , la mayoría de los ciudadanos de Bell que participaron en este foro, describieron como “muy alto”.

“Los salarios de los empleados de la ciudad tienen que bajar. No pueden seguir recibiendo el mismo salario que antes porque hay un déficit financiero en la ciudad”, opinó Nestor Valencia, uno de los concejales de esta ciudad.

Se espera que el nuevo presupuesto sea similar o menor, ya que los ingresos que recibe la ciudad han declinado en un 25%. Durante la presentación del actual presupuesto, que estará vigente hasta el 30 de junio de este año, se dijo que las ganancias por impuestos de venta disminuyeron en un 40%.

Un punto en el que coincidieron varios residentes como Francisco y Delia Dávila, es que los impuestos sobre la propiedad “son demasiado altos”, señaló la pareja.

Algo que Valencia apoyó. “Pagamos como 18% en impuestos sobre la propiedad y un 10% en servicios públicos. Son demasiado altos comparado con lo que se paga en otras ciudades”, sostuvo el concejal, quien destacó que en la reunión solo el 50% de los asistentes eran miembros de la comunidad y el resto funcionarios públicos.

La ciudad de Bell cuenta con una población de poco más de 35,000 habitantes, de los cuales más del 90% son de origen hispano, y donde , de acuerdo con los datos más recientes del Censo, el ingreso familiar promedio asciende a los 30,000 dólares anuales.