Una escuela para padres

Magdalena Hernández nunca fue a la escuela. Por eso, desde que llegó a este país procedente de Michoacán, México, hace 30 años, su meta fue que sus hijos no terminaran lavando baños como ella, sino que a través del estudio puedan lograr una vida mejor.
Una escuela para padres
El año pasado se graduaron del programa unos 400 padres y este año se espera que lo hagan unos 600.
Foto: Esmeralda Fabián

Magdalena Hernández nunca fue a la escuela. Por eso, desde que llegó a este país procedente de Michoacán, México, hace 30 años, su meta fue que sus hijos no terminaran lavando baños como ella, sino que a través del estudio puedan lograr una vida mejor.

“Que mis hijos vayan bien en la escuela es lo más importante para mi. Por eso soy voluntaria en las escuelas de mis hijos y hago lo imposible para poder venir a estos talleres de padres”, comentó Hernández, cuyos hijos asisten a la escuela intermedia Gompers y a la primaria Figueroa.

El taller al que esta madre de tres hijos se refiere, es el seminario Parents College> de la Asociación de Escuelas de Los Ángeles, el cual reunió ayer a cerca de 700 padres en el complejo escolar Santee, cerca del Centro de Los Ángeles.

“Me traje a mis tres hijos caminando en la lluvia, porque creo que era muy importante estar aquí hoy para que pueda aprender como ayudar a mis hijos a que vayan bien en la escuela. Y hasta en la casa”, expresó Alberto Sánchez, otro padre que acudió a este taller para aprender cómo funciona el sistema escolar del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), distrito al que pertenecen las 22 escuelas que conforman la Asociación de Escuelas de Los Ángeles.

Esta asociación se creo con la intención de mejorar el desempeño de las escuelas con el nivel más bajo en el área de los Ángeles, a las que acuden unos 17,000 estudiantes de las área más marginadas de la ciudad.

Esta iniciativa que fomentó el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa en 2008 , no hubiera sido posible sin los fondos que donó Melanie Lundquist, para que esta asociación fuera una realidad.

Durante las cinco horas que duro este seminario, Lundquist habló con diferentes grupos de padres, en su gran mayoría latinos, sobre cómo adquirir habilidades para defender los derechos de sus hijos dentro del sistema educativo público.

“Los fortaleza más importantes que tienen los padres latinos es el incansable anhelo de ver a sus hijos salir adelante en su educación. Así que ellos merecen que se les brinde el apoyo y la información que necesitan para logarlo”, comentó Lundquist, quien ha donado 50 millones de dólares a la Asociación de Escuelas de Los Ángeles, desde su fundación. Esta es considerada la donación más grande que se haya dado dentro del sistema de escuelas públicas de Los Ángeles.

“Con este programa, hemos podio no solo informar a los padres sobre la educación de sus hijos, sino que les hemos dado herramientas para empoderar a esta comunidad de padres que quieren ver a sus hijos ir a la universidad”, dijo Ryan Smith, director de participación comunitaria de la Asociación de Escuelas de Los Ángeles.

“El año pasado se graduaron del programa unos 400 padres y este año esperamos que sean unos 600 padres”, señaló Smith, sobre este programa que ofrece talleres para padres una vez al mes en alguna de las 22 escuelas de la asociación.

Acerca de los recientes recortes al presupuesto de la educación pública en California, la experta en el sistema de educación pública en Los Ángeles afirmó, “es un juego político que ocurre todo el tiempo. Según los políticos nunca hay dinero para la educación. Por eso hay que educar a los padres en cómo reaccionar ante esos recortes para que afecten lo menos posible a sus hijos”, indicó Lundquist.

?>