Rigondeaux ya hizo su historia

El púgil cubano se proclama campeón en su novena pelea y establece récord
Rigondeaux ya hizo su historia
Guillermo Rigondeaux (der.) castiga a placer a Rico Ramos.
Foto: FOTO: Chris Farina

LAS VEGAS, Nevada (AP/EFE).- El doble campeón olímpico Guillermo Rigondeaux noqueó a Rico Ramos en el sexto asalto para apoderarse del título supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

El boxeador cubano se convierte así en campeón en su noveno combate profesional, estableciendo un récord del menor número de peleas camino de una corona mundial.

“Quería pasar a la historia”, dijo Rigondeaux, quien desertó de su Cuba natal. “Me siento muy feliz y éste es un momento histórico”.

Rigondeaux, oro olímpico en Sydney 2000 y Atenas 2004 en el peso gallo, logró el sueño mostrando su superioridad que fue completa desde el inicio de la pelea.

Su rapidez de piernas y manos, además de la dureza de los golpes rompió por completo la defensa de Ramos que nada pudo hacer por evitar el castigo y la derrota.

Ringondeaux controló la pelea y, a falta de un minuto y 29 segundos del sexto asalto, conectó un gancho de izquierda perfecto al cuerpo del Ramos, que lo dejó sin aire y se fue a la lona sin ninguna capacidad de reacción.

La derrota fue la primera que sufre Ramos, de 24 años, que tenía marca perfecta de 20-0 y 11 triunfos por la vía rápida antes de enfrentarse al ahora monarca supergallo.

Rigondeaux, de 31 años, desde que abandonó Cuba en 2009, donde estuvo separado de la selección nacional por un intento fallido de fuga en Brasil en los Juegos Panamericanos del 2007, no ha tenido fácil su adaptación al mundo profesional y aunque tuvo poca actividad en el 2011, llegó a la pelea muy bien preparado.

“Ya adelanté que quería hacer historia y he cumplido mi palabra”, declaró Rigondeaux. “Estoy muy feliz y este es un momento histórico”, recalcó.

El invicto púgil perlantillano, con una marca de 9-0 y siete victorias conseguidas por la vía del nocáut, hizo sentir a Ramos el poder de su derecha y ya lo mandó a la lona en el primer asalto.

“A pesar de la claridad de mi triunfo nunca pensé que sería una pelea fácil”, destacó Rigondeaux.

“Todos los peleadores en este nivel son muy duros y difíciles, por algo era el campeón invicto”, agregó.

El dominio de Rigondeaux quedó establecido en el sexto asalto cuando de nuevo sacó la mano derecha para conectar tres directos consecutivos que dejaron tambaleando a Ramos para irse hacia una esquina, donde lo fue a buscar Rigondeaux para cortarle la salida.

“Cada vez que solté mis manos, lo lastimé”, explicó Rigondeaux al concluir el combate que se disputó en el Palms Casino y Resort.

“Tengo experiencia de los efectos que deja ese tipo de golpes y sabía que no se iba a levantar”, señaló Rigondeaux.