Mele se declara culpable: Confiesa que asfixió a Laura Garza

Pero la familia de la joven sufre porque la condena sólo sería de 23 años de prisión

Mele se declara culpable: Confiesa que asfixió a Laura Garza
Mele, al centro, cuando esta mañana era llevado ante el juez.
Foto: AP

GOSHEN, N.Y. – Poco antes de que hoy diera inicio el juicio por el asesinato de Laura Garza, el sospechoso Michael Mele decidió declararse culpable.

A Mele, ofensor sexual convicto por incidentes ocurridos en Nueva York y Nueva Jersey, se le imputaba la muerte de Garza, aspirante a bailarina, a quien él conoció hace tres años en un club nocturno en la ciudad de Nueva York.

Durante varias semanas se estuvo escogiendo el jurado que evaluaría la prueba en su contra. Pero Michael Mele se declaró culpable de asesinato y manipulación de evidencia en el caso por la muerte de Laura Garza, de 25 años. Su declaración fue antes de que comenzara la presentación de argumentos en el juicio, en Orange County.

Mele confesó que sofocó a Garza en su apartamento de Wallkill. Según su declaración, Garza se había enojado porque supo que él tenía una novia. Después de haberla matado, Mele colocó el cuerpo en un cesto para ropa sucia, manejó hasta Pennsylvania y lo lanzó en un área boscosa.

En abril de 2010, el esqueleto de la joven fue encontrado por un grupo de corredores de vehículos todo terreno que andaban por el lugar. Cerca del esqueleto se halló un reloj que Garza usaba la noche en que desapareció. Más tarde, exámenes de ADN confirmaron su identidad.

Persiguiendo su sueño de ser bailarina, Garza se había mudado a Brooklyn desde McAllen, Texas, cinco meses antes de que se reportara su desaparición, en diciembre de 2008.

El juez estuvo de acuerdo en que Mele sea condenado a 23 años de prisión por el asesinato y que pague entre 16 meses a 4 años por el delito de alterar evidencia. No será hasta el 6 de marzo que ofrecerá su sentencia final.

Por su parte, Elizabeth Esquivel, madre de Laura Garza, se mostró molesta porque no está de acuerdo con la sentencia. Para ella, 23 años son muy pocos como castigo por el asesinato de su hija. Le preocupa que Mele pueda salir de la cárcel antes de tiempo. Iván Garza, hermano de la víctima, expresó también “que no es justo”.