Finalizada la epidemia de tos ferina

No se registró una sola muerte por la enfermedad en California en 2011

Después de uno de los rebrotes de tos ferina más grandes del último siglo en California -que dejó una decena de bebés muertos-, las autoridades estatales de salud aseguraron que por primera vez en 20 años, no se registró ninguna muerte en el 2011.

“Una mayor conciencia de la enfermedad, diagnósticos y tratamientos más rápidos, y mayores tasas de vacunación han contribuido a salvar las vidas de niños”, dijo ayer el Dr. Ron Chapman, director del Departamento de Salud Pública de California.

En 2010, unos 9,000 residentes de California fueron diagnosticados con tos ferina y 10 bebés menores de seis meses murieron a causa de esta enfermedad, la mayoría de éstos eran de origen latino. La epidemia hizo que el Departamento de Salud Pública estatal coordinara con las agencias de salud locales y con proveedores de salud para implementar estrategias de control y alertas informativas.

“Doy gracias a nuestra comunidad médica y salud pública por trabajar juntos y ser especialmente vigilante tras la epidemia del 2010”, añadió Chapman.

Las autoridades de salud proporcionaron jornadas de vacunación gratuitas en clínicas, centros comunitarios y hospitales. Según un comunicado oficial del Departamento de Salud Pública las convenientes campañas de vacunación para los nuevos padres permitió prevenir la transmisión de la enfermedad a los recién nacidos, quienes eran las mayores víctimas.

Además, se requirió que los estudiantes de séptimo a duodécimo grado obtuvieran la vacuna de refuerzo Tdap antes de entrar a la escuela en septiembre del 2011. Esta nueva ley escolar se aplicará para en futuros años escolares.

Las cifras oficiales indican que la última muerte de tos ferina ocurrió el 13 de octubre del 2010.

En el 2005, California registró 3,000 casos de tos ferina y murieron 8 niños. En 1991, se registraron 249 casos.

Los niños pequeños son los más vulnerables a desarrollar complicaciones graves por la tos ferina. De los 575 casos de tos ferina entre los bebés menores de 3 meses de edad reportados durante el 2011, 244 fueron hospitalizados, esto significa un 42%.

Eso es un descenso significativo desde el 2010, cuando 59 por ciento de los bebés infectados en ese grupo de edad fueron hospitalizados.

Las autoridades recordaron que la inmunidad que se adquiere mediante la vacunación contra la tos ferina disminuye con el tiempo, por lo que una vacuna de refuerzo es necesaria.