Giraldo en 3 y 2: Para recordar el… “Yo tenía seis perritos…”

JORGE POSADA: Hoy se retira el veterano receptor boricua del beisbol. De los Yanquis mejor dicho, porque es el único equipo en el que jugó en su dilatada y exitosa carrera de 17 años.

Hizo parte del proyecto que fundó Joe Torre en el sur del Bronx y que llegó a ser la última gran dinastía del beisbol hasta hoy.

Sí, allí estaba Jorge Posada, un chico lleno de humildad y de sueños llegado de Santurce, en su natal Puerto Rico. Y junto a él, Mariano Rivera, Bernie Williams, Derek Jeter y Andy Pettitte. El puñado de talentos jóvenes de los “Bombarderos” que para entonces tenían 17 años sin ganar un trofeo en octubre. A ese grupo se sumó Luis Sojo quien conectó con lo que sería la base de un equipo ganador de grandes cosas.

ESA VIEJA TONADA: La cantaban las mamás a los niños para que durmieran, pero entraña en su contenido una gran nostalgia. “Yo tenía seis perritos y uno se murió de un brinco… no me quedan sino cinco… cinco, cinco, cinco y cinco”.

Así sonaba cuando se fue Bernie Williams aceptando el consejo del calendario y cuando ya no le quedaban más hits en su bate. Bueno, también le faltaba un paso, para cubrir los bombazos que llovían hasta sus jardines.

ANDY Y LUIS: Se fue primero Luis Sojo cuando ya había sumado tres sortijas con los Yanquis para agregar a dos que ya traía de Toronto. Un hombre básico, acaso elemental en su beisbol, pero capaz de pegar el hit con dos outs en la novena entrada para resolver un juego.

Entonces se fue el “Zurdo maravilloso” como le decíamos los periodistas de Nueva York en aquellos años a Andy Pettitte, un producto de la casa que pasó por sus tierra un par de campañas antes de regresar a bajarle el telón a su carrera con cuatro anillos de Serie Mundial acumulados en la era Torre y aún con aliento para ganar otro en 2009 de la mano de Joe Girardi.

YA NO QUEDAN… SINO TRES…TRES…TRES: Mariano Rivera con 42 años que se llena de récords como el más laureado de todos los cerradores del beisbol es ya una leyenda.

Aguanta el capitanísimo Derek Jeter con 37 años.Hoy juntos, despidiendo a Posada, llenos de lágrimas y de nostalgia. Los dos interminables de una generación de la que serán los dos únicos Yanquis camino al Salón de la Fama.

Y aguantó hasta el final de 2011 Jorge Posada. Aguantó hasta ayer. No esperaba que con 40 años los hermanos Steinbrenner le ofrecieran algo para seguir, pero “el hubiera” no existe y por eso se va Posada.

SU LEGADO: Hijo de padre cubano y madre dominicana Posada tenía raza de pelotero en sus genes y lo que hizo fue honrar ese compromiso con lo que le dio su físico. Bateador de ambos lados del plato deja números respetables y guarda en casa cinco sortijas de campeón, pero los periodistas del beisbol lo recordaremos siempre como un señor. La estrella de los Yanquis que nunca dejaba ir a un reportero sin una nota… aunque fueran los Yanquis.

GRAFITTI: Posada, último turno al bate.. .último out”. Blog del Bonx

Luego la seguimos.