Grupos latinos fuera de LATC

Ciudad termina arrendamiento con compañía de teatro y museo; no han cumplido obligaciones, dice
Grupos latinos fuera de LATC
El LATC está albergado en un edificio histórico de la Calle Spring, en el centro.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

El Concejo Municipal decidió terminar el contrato de arrendamiento del histórico edificio que alberga a Los Ángeles Theater Center (LATC), porque las dos instituciones latinas de arte que lo ocupan aparentemente no han cumplido con una larga lista de obligaciones.

De esta forma la Compañía de Teatro Latino (LTC) y el Museo Latino de Historia, Arte y Cultura (TLM) que desde 2006 han ocupado las instalaciones del LATC ubicadas en el 514 de la calle Spring, en el centro de la ciudad, tendrán que desalojar el inmueble antes del 19 de marzo.

Desde hace casi cuatro años la compañía de teatro y el museo enfrentaban un pleito legal por cuestiones financieras relacionadas con el mantenimiento del edificio.

El futuro es incierto tanto para el LATC como para las dos organizaciones que promueven la cultura latina en la ciudad.

Jim Dantona, jefe de personal de la oficina de Tony Cárdenas, el concejal que hizo la moción de terminación de contrato, explicó que en base a un reporte del Departamento de Asuntos Culturales había una serie de puntos que ninguno de los dos inquilinos estaba cumpliendo.

“Los concejales no tuvieron otra opción que terminar con el contrato, es una larga lista de deficiencias que tienen que ver con los programas culturales y reportes financieros”, mencionó.

Una vez que LTC y TLM desocupen el edificio se presentará un nuevo plan para el LATC, aseguró Dantona.

“Por ahora no tenemos ningún plan”, señaló.

El LATC es un edificio histórico de 1917, un antiguo banco que por los últimos 30 años ha sido sede cultural y de promoción del arte en la ciudad.

Ana Pescador, directora del Museo Latino, exigió una auditoria independiente para determinar a dónde fueron a parar los ingresos del LATC que debieron haber sido destinados al mantenimiento del lugar y que originó el pleito legal.

“Hay falta de transparencia y malos manejos del teatro”, acusó Pescador.

La Compañía de Teatro Latino y el Museo Latino, como cohabitantes, tenían responsabilidades iguales para el pago de mantenimiento del edificio, pero a decir de Pescador se dejaron de cumplir y el dinero que se recibía por la renta del edificio para la filmación de películas y otros eventos y que debía ser depositado en un fondo común, fue destinado para otras cosas por parte de LTC.

El LATC debía ser administrado a través de un comité conjunto entre miembros de ambas organizaciones , pero según Pescador la Compañía de Teatro Latino se opuso y adoptó el manejo de los recursos.

José Luis Valenzuela, director artístico de LTC, dijo que oficialmente no habían sido notificados del desalojo, pero que la junta directiva de la compañía teatral estaba preparando un comunicado sobre la decisión del Concejo Municipal.

El contrato de arrendamiento de la ciudad, expuso Valenzuela, era muy extenso y tenía muchas reglas.

Reconoció que no pudieron cumplirse algunos requerimientos, como el número de presentaciones de obras teatrales por año.

“No es tanto que no hayamos presentados reportes fiscales”, dijo Valenzuela. “En la audiencia del City Hall decían que no habíamos hecho ciertas cosas, pero nosotros respondimos por qué no se pudieron hacer”.

La Compañía de Teatro Latino aún no tiene plan de mudanza y continuará por el momento con el Festival de Dramaturgia que inicia este miércoles a las 7:00 de la tarde con la participación de Ofelia Medina.

Por su parte, el Museo Latino, que cuenta con una colección de más de 2,000 piezas de arte, está en pláticas con instituciones educativas para exhibir las obras.