Posada se despide hoy

Posada se despide hoy
Jorge Posada confirma retiro.
Foto: AP

NUEVA YORK (AP).- Los Yanquis confirmaron que Jorge Posada anunciará su retiro hoy en el Yankee Stadium.

En vez de pasar a otro equipo, el receptor puertorriqueño decidió poner fin a una carrera de 17 años con el único club con el que ha jugado en las Grandes Ligas.

Cinco veces seleccionado al Juego de Estrellas, Posada había quedado como agente libre tras una difícil temporada, que marcó el último año de su contrato de cuatro campañas y 52 millones de dólares.

Los Yanquis anunciaron la decisión de Posada, de 40 años de edad, en un comunicado divulgado ayer.

Pilar del equipo, junto a Derek Jeter y Mariano Rivera, Posada ganó cinco campeonatos de la Serie Mundial.

A lo largo de su carrera, Posada nacido en Santurce, bateó para .273 con 275 jonrones y 1.065 impulsadas.

Su último año fue marcado por las dificultades, ya que perdió su puesto como catcher y en mayo se autoexcluyó de la alineación cuando había sido designado noveno en el orden de bateo antes de un juego contra los Medias Rojas de Boston.

Con su retiro, Jeter y Rivera serán los únicos sobrevivientes del grupo que llevó a los Yanquis a cuatro Series Mundiales entre 1996 y 2000 y a una más en 2009. Andy Pettitte se retiró tras la campaña 2010.

Sólo Bill Dickey y Yogi Berra tienen más partidos como receptores de los Yanquis que el boricua, que llegó a 1.574.

Posada perdió el puesto antes de la campaña 2011 y no pudo adaptarse rápido a su nuevo papel como bateador designado. El ambidextro tenía promedio de .165 contra lanzadores zurdos cuando el 14 de mayo lo bajaron al noveno.

Terminó el año con su peor promedio en las Mayores: .235 con 14 jonrones y 44 remolcadas en 115 partidos. En septiembre jugó poco, luego que los Yanquis convocaron a su prospecto, el receptor venezolano Jesús Montero.

Aún así, el puertorriqueño dio hit de la victoria contra Tampa Bay el 21 de septiembre, que le aseguró a Nueva York la División Este de la Americana. Bateó .429 en la serie divisional contra Detroit, en la que recibió ovaciones y cánticos de apoyo en el Yankee Sadium.