Barsa sale por estocada final

Pocos creen que Real Madrid logre evitar ser eliminado hoy de la Copa del Rey

Barsa sale por estocada final
Como siempre, el mayor peligro que enfrentará la zaga madridista hoy, en el Camp Nou, será el astro argentino Lionel Messi.
Foto: AP

BARCELONA (EFE).- El Barcelona intentará hacer valer hoy dominio ante el Real Madrid, y el 1-2 que sacó de visita en el juego de ida, para asegurar su pase a las semifinales de la Copa del Rey, eliminando al vigente campeón, que vive un ambiente enrarecido en los últimos días.

La ventaja en el global, la sensación de superioridad, el pisotón de Pepe y los rumores sobre el futuro de Jose Mourinho, cuestionado incluso por la propia hinchada madridista, centran un partido de vuelta en el que los blaugrana lo tienen todo a su favor ante un rival excelso en la Liga, pero que padece la tiranía del equipo de Pep Guardiola en las eliminatorias.

El Barsa le pasó por encima al Real en las semifinales de la Champions de la temporada pasada (0-2 y 1-1) y tiene enfilada con un 1-2 la actual serie de este año.

Extrapolando los datos a la llegada de Guardiola, los números son muy favorables a los “culé”: nueve victorias, tres empates y una derrota (la final copera de Mestalla).

Pero fiel a su manera de entender el futbol, Guardiola ha pedido trabajo y cautela ante las opciones de clasificación del rival, consciente de que la eliminación en la Copa también pudiera tener “daños colaterales” en la lucha por la Liga, competencia que domina el equipo blanco.

“El problema de este partido es que nosotros ya estamos clasificados y ellos eliminados, y todavía no hemos jugado”, advirtió Pep, quien dijo que intuye que el conjunto blanco “marcará al menos un gol” en el Camp Nou, y que “la eliminatoria no se decidirá hasta los minutos finales”.

Pero a pesar de los temores habituales del técnico, el Barcelona se encuentra en el momento preciso y en la situación adecuada para darle una estocada a los madridistas.

En la estadística, un dato para medir la recuperación azulgrana en los últimos años con respecto al Real Madrid.

En el caso de victoria de los blaugrana, se fulminará un dato histórico: ambos equipos han ganado 86 partidos en los clásicos.

El Real Madrid llega en su momento más convulso de la temporada. Su buena línea en Liga, que lidera con cinco puntos de distancia a su eterno rival, y la perfección por el momento en Liga de Campeones no han podido frenar el terremoto surgido de un nuevo batacazo en un clásico.

Las consecuencias de la imagen de inferioridad y de un planteamiento defensivo de Mourinho en su propio estadio, el Santiago Bernabéu, ha desatado una búsqueda de un topo en un vestuario unido.

Informaciones de discusiones internas con el entrenador, o el futuro en el aire del técnico, han dejado en segundo plano la actualidad deportiva.

En lugar de trasladar un mensaje de remontada a la afición, que en un sector silbó a Mourinho en el último partido de Liga, la polémica interna marca las últimas horas antes de presentarse en el Camp Nou. Con dudas que condicionan el equipo y el dibujo táctico.

Necesita atacar el Real Madrid para remontar la eliminatoria. Mourinho restó importancia, a la Copa pero sabe que un triunfo es un golpe anímico importante a su gran rival.

Sin los lesionados Sami Khedira y Ángel Di María, el técnico está pendiente del estado de los “tocados” Pepe, Lass y Esteban Granero, pero hace falta un mediocampista destructivo en el trivote.

Hasta última hora no sabrá “Mou” si arriesga con Pepe o “Lass. Puede provocar el regreso en defensa de Carvalho, que tras reaparecer en la ida no estaba para dos partidos en una semana.

El espíritu de fuerza en la presión lo aumentaría la presencia de Callejón entre los titulares. Lucha por un puesto con Kaká. El triunfo, que rompería la mala dinámica en los clásicos y derrumbaría un muro psicológico, sería la mejor solución al clima de tensión en el que el Real Madrid llega al Camp Nou.