Fiscalía apoya a Obama

Presidente anunció creación de equipo especial contra prácticas financieras abusivas

Casas abandonadas, a causa de la crisis hipotecaria, pueden servir como bodegas de armas y de drogas en New Orleans.
Casas abandonadas, a causa de la crisis hipotecaria, pueden servir como bodegas de armas y de drogas en New Orleans.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

WASHINGTON, D. C. (EFE).- La Fiscalía general de Nueva York ofreció ayer su apoyo al presidente estadounidense, Barack Obama, después de que anunciara en su discurso del Estado de la Unión la creación de un equipo especial para perseguir prácticas financieras abusivas, como las que desataron la crisis de las hipotecas en 2008.

Eric Schneiderman, fiscal general de Nueva York, que ha investigado las fórmulas financieras de las hipotecas “subprime” o “basura” y se ha opuesto a acuerdos que permitan a los bancos eludir a la Justicia, es el mejor posicionado para dirigir este equipo judicial, según indicaron fuentes conocedoras del procedimiento.

Obama anunció anoche en su discurso la creación de “una unidad de delitos financieros formada por investigadores altamente entrenados para perseguir el fraude a gran escala y proteger las inversiones de la gente”.

En un discurso repleto de alusiones a la crisis hipotecaria, que ha lastrado el crecimiento, obligado a costosos rescates y embargado casas a millones de familias, el Presidente recordó que “algunas firmas financieras violan leyes antifraude porque no hay un castigo real para los reincidentes”, por lo que hace falta una nueva legislación.

Obama pidió al fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, que cree una unidad de fiscales federales y por estados para que se intensifiquen las investigaciones sobre los préstamos abusivos y sobre la creación de paquetes de hipotecas de alto riesgo con buenas notas crediticias que llevaron a la crisis.

“Esta nueva unidad pedirá cuentas a aquellos que violaron la ley, acelerará la asistencia a propietarios de hogares y pasará página a una era de imprudencia que afectó a muchísimos estadounidenses”, indicó Obama durante su discurso.

Tras el discurso del presidente, el Fiscal General de Nueva York agradeció en un comunicado el liderazgo mostrado por Obama para que se haga justicia a “las víctimas de la mala conducta que causó la crisis hipotecaria”.

Schneiderman ha criticado que los grandes bancos pretendan llegar a acuerdos amistosos con los fiscales generales de los estados para refinanciar las deudas de alrededor de un millón de familias con hipotecas, sin que haya una investigación independiente de las causas que llevaron a la crisis de los embargos.

Las irregularidades de los bancos en los procesos de embargo han tenido un impacto significativo en las minorías en EEUU, según varios estudios publicados en los últimos meses que estiman que casi el 8 % de los hispanos y de los afroamericanos han perdido sus hogares por las ejecuciones hipotecarias frente al 4.5 % de los blancos.

Los fiscales contarán en esta nueva unidad con la cooperación de representantes del regulador del mercado de valores estadounidense, la SEC, y con la ayuda del Departamento de Justicia.