Antonio Banderas, un actor ecléctico

El actor español regresa con una cinta de acción dirigida por Steven Soderbergh
Antonio Banderas, un actor ecléctico
Antonio Banderass en "Haywire".
Foto: Claudette Barius / Five Continents Imports, LLC

Antonio Banderas es un actor versátil; si no lo creen, asómense a sus más recientes películas en cartelera: La piel que habito, de Pedro Almodóvar, la cinta animada Puss In Boots y la más nueva, Haywire, una película de acción dirigida por Steven Soderbergh.

En las dos primeras Banderas tiene un papel central. En Haywire no; su personaje es secundario, pero la cinta no es una película de acción cualquiera. Para empezar, Gina Carano, la protagonista, no es una actriz sino una luchadora, estrella de las artes marciales mixtas.

El personaje de Banderas es el de Rodrigo, un funcionario español que, en palabras del mismo actor, aparenta no tener mucha trascendencia en la cinta, pero al final resulta ser clave.

“Es un personaje muy en la sombra, muy oscuro, que parece no importante pero que finalmente toma las riendas de toda esta operación”, dice Banderas en entrevista telefónica con El Mensajero. La operación a la que se refiere el actor español es la de acabar con la protagonista de la película (Gina Carano) a la que la CIA quiere eliminar, después de haberla entrenado.

En opinión de Banderas, no es una típica película de acción, sino que tiene más bien el sabor de una cinta de los años setenta, “con mucho contenido, complicaciones y una cierta elegancia”.

Esta es la primera vez que el actor nacido en Málaga trabaja con Soderbergh. Y según dice, su experiencia fue muy positiva “porque tiene un pulso muy seguro a la hora de rodar”. De acuerdo con Banderas, el director de Haywire casi no utiliza luces y rueda con cámaras de video “a una velocidad de vértigo”.

Soderbergh, en opinión del español, es un director que hace su labor “con una seguridad tremenda”.

Además del gusto de haber trabajado con un director que sabe lo que quiere, Banderas disfrutó mucho de haber participado en una producción donde la protagonista no es una actriz tradicional, sino una luchadora profesional.

“Yo creo que la relación que ella estableció con el director y cómo él la iba tratando dentro de la pantalla han dado unos resultados magníficos”, expresa Banderas sobre Carano. “Ella está muy bien en la película, no solamente en las escenas de acción sino en otros momentos. Incluso muy sexy (…) como en las escenas con Michael Fassbender”, agrega.

¿En inglés o en español?

Hablando de la versatilidad de Banderas y a juzgar por los personajes tan diferentes que ha realizado en sus últimas películas, la pregunta para él es qué prefiere: si hacer cine en español o en inglés.

“¡Hombre!, el español es mi lengua madre y ahí es donde me desenvuelvo quizá con más seguridad. Lo que ocurre es que (…) Uno acarrea una relación con el lenguaje muy curiosa. Cuando yo trabajo en español, por ejemplo, las palabras que uso tienen para mí un significado —aparte de su significado natural— … un significado emocional. Cuando trabajas en inglés uno tiene un detachment (desapego) de alguna manera, con esa relación emocional con las palabras. Y a veces resulta más fácil estar ‘desatado’ de esa relación emocional”, explica el actor.

Banderas cuenta que él aprendió inglés a los 31 años, y que en su opinión sería casi imposible que hablara el idioma sin el marcado acento español que lo caracteriza. “Tengo que trabajar en personajes que requieran de un acento, lo cual no me permite hacer todo el trabajo que podría realizar un actor que ha nacido aquí”, explica.

Un actor ecléctico

A lo largo de las últimas dos décadas Banderas ha realizado una gran variedad de personajes y películas en dos idiomas, pero sin duda entre las más entrañables para él se encuentran aquellas en las que fue dirigido por su compatriota Pedro Almodóvar.

“Yo te diría que todo el conjunto de películas hechas con Almodóvar, las seis películas (…) probablemente me definen mucho como actor y han roto un montón de reglas del juego (lo) que para mí ha sido muy interesante desde el punto de vista creativo”, dice Banderas, quien considera que el director manchego de alguna forma lo volvió a reinventar con La piel que habito.

El actor, casado con la actriz Melanie Griffith, cree que el año pasado se convirtió casi en una metáfora de lo variada que ha sido su carrera debido al contraste de las películas en las que $ó, como la de Almodóvar por un lado y El gato con botas por otro. “No pueden ser más opuestas”, dice Banderas, “y sin embargo para mí eso es fundamental en el mundo de la actuación: el tener el eclecticismo suficiente como para poder visitar no solamente diferentes personajes sino diferentes géneros y diferentes estilos. Para mí eso es la actuación”, agrega.

Antes de colgar el teléfono y ante la amenaza de la publicista de que se termina la entrevista, le soltamos la pregunta de los 64 mil pesos. ¿Esperas ganar algún Oscar en la próxima entrega?

Banderas suelta una carcajada y dice: “No lo sé, la verdad es que no trabajo con eso en la mente. No se puede trabajar con eso en la mente”. El actor español da las gracias y se despide con un beso telefónico.