“Indignados” se instalan en edificio entre Pilsen y Chinatown

“Indignados” se instalan en edificio entre Pilsen y Chinatown
Occupy Chicago inauguró un nuevo local ubicado en el 500 al oeste de la calle Cermak, entre Pilsen y Chinatown.
Foto: Foto: Fabiola Pomareda / La Raza

Chicago.- El movimiento ciudadano Occupy Chicago y organizaciones aliadas inauguraron oficialmente un nuevo local ubicado en el 500 al oeste de la calle Cermak; después de que el pasado 20 de enero los activistas se mudaran a este espacio con el fin de organizarse mejor durante lo que resta del invierno.

Un viejo y chirriante elevador en un lóbrego y oscuro primer piso conduce al nuevo local de los activistas de Occupy Chicago. En la séptima planta de un edificio rehabilitado para talleres de artistas, bodegas y oficinas, entre Pilsen y Chinatown, está el nuevo cuartel de batalla.

Con ventanales con vista al río y frente a la fábrica de cemento Ozinga, consiste en un espacio abierto, con una mini cocina, un baño, paredes pintadas de verde, letreros con sus principios y un muñeco de cartón del alcalde Rahm Emanuel; quien con una corona de rey manipula unos títeres con los nombres de cuatro concejales.

Además de este espacio, los “indignados” están rentando otro local en el quinto piso del mismo edificio. Zoe Sigman, encargada del comité de vivienda, dijo a La Raza que están pagando $3,100 y $2,489 mensuales respectivamente por los espacios, con las utilidades incluidas.

Según Sigman, el tener un espacio bajo techo y con calefacción les permitirá organizar las acciones, sostener reuniones, talleres, generar material escrito y crear arte y música.

“Necesitábamos una oficina porque estábamos teniendo nuestras reuniones en la esquina, en los McDonald’s, en Panera Bread”, dijo Sigman, quien añadió que lo escogieron por su ubicación central y por tener acceso a transporte público las 24 horas.

Los activistas indicaron que el local no se usará para dormir, para manifestaciones, ni como punto de encuentro para marchas.

El alquiler del local será costeado con las donaciones monetarias que, afirman, recibe el movimiento, además de materiales como cobijas, medias y sacos de dormir. Sin embargo, Max Farrar, del comité de acción directa, comentó a La Raza que su principal donante es un reconocido artista y activista de Chicago, quien desea permanecer anónimo.

Farrar también informó que están organizando numerosas acciones para la primavera, específicamente un llamado “internacional” a la acción el 7 de abril; y una “conferencia para la gente”, de forma paralela a las cumbres de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) y del G-8, programadas en Chicago del 19 al 21 de mayo.

“Muchas acciones grandes van a ocurrir en Chicago, con el comienzo de la primavera y el fin de este invierno opresivo”, dijo Farrar.

El movimiento de Occupy Chicago fue impulsado por Occupy Wall Street, que arrancó el 17 de septiembre a partir de la frustración producida por la crisis económica y los rescates masivos al sector bancario. Según los participantes, sus reivindicaciones son en contra de la avaricia y a favor de la cohesión social.

Con respecto a las críticas dirigidas hacia el movimiento, sobre la escasa participación latina, y ante la pregunta de cómo planean sumar más hispanos u organizaciones pro inmigrantes; Crystal Vance-Guerra, activista de Ocupar el Barrio, dijo a La Raza que “la forma de involucrarlos es hablarles directamente y actualmente estamos sobre todo en Pilsen, pero estamos en contacto con gente de La Villita y Albany Park”.

La joven agregó que están trabajando con la Immigrant Youth Justice League y otros grupos de jóvenes inmigrantes “por una verdadera justicia inmigrante”.