Incendio de Paramount no produce humo tóxico

Sheriff y Bomberos indagaban causa de siniestro en dos locales comerciales
Incendio de Paramount no produce humo tóxico
Uno de los dos locales abatidos por el incendio reportado ayer en la avenida Orange de Paramount.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

El humo con olor a “aceite quemado” que ayer respiraron vecinos de Paramount, producto del incendio que consumió dos locales comerciales en esa ciudad, no era tóxico, afirmaron las autoridades.

Al cierre de esta edición, investigadores del Sheriff y del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles trabajaban para determinar la causa del voraz fuego que sólo dejó daños materiales.

Ayer por la mañana, cuando más de 50 bomberos luchaban para contener las intensas llamas, que amenazaban con extenderse más allá de las bodegas localizadas en la cuadra 16200 de la avenida Orange, algunos residentes se alarmaron porque percibieron algo extraño en el humo.

“Olía a químicos, como a aceite quemado”, comentó Elba Gutiérrez, quien vive a unos pasos de los locales que quedaron reducidos a cenizas. “Nos preocupamos porque no sabemos lo que hay dentro de las fábricas y nuestras casas están muy cerca”.

Gutiérrez escuchó una explosión, un sonido que comparó con el choque entre dos automóviles, antes de que llegaran los equipos de emergencia. “Las llamas estaban altísimas, pensé que el incendio iba a ser más grande”, contó la mujer, que habita esa zona desde hace 17 años.

Sin embargo, Quvondo Johnson, vocero del Departamento de Bomberos del condado, indicó que elementos de la división de materiales peligrosos inspeccionaron el lugar y concluyeron que ni el humo, ni los químicos vertidos al alcantarillado, representan un peligro para los vecinos.

En uno de los locales abatidos por el fuego, precisó, se elaboraban cajas de cartón y el único material de riesgo que utilizaban era la tinta con la cual imprimían sus logotipos. “Si fuera [humo] tóxico ya habríamos realizado una evacuación”, aclaró el portavoz.

Tanto el almacenamiento de cartón, como la débil estructura de la bodega, provocaron que el incendio se propagara en cuestión de minutos. “El fuego escaló rápidamente y quemó el techo”, dijo Johnson. “La estructura de este tipo de edificios es muy ligera, por eso el techo se incendió muy rápido”.

Algunos padres de familia se alarmaron, ya que el siniestro ocurrió a unas cuadras de tres escuelas de educación básica, ubicadas en la calle Jackson. Además se registró poco antes de las 8:00 a.m., cuando cientos de niños entraban a clases. Ninguna institución condujo una evacuación.

Ismael Villaseñor, vecino del lugar, vio la cortina de humo cerca de su vivienda y se alarmó por el paso de camiones de bomberos y de un helicóptero. “Se miraba como que era en mi casa”, dijo. “Tenemos 20 años en esa área y nunca había ocurrido algo así”, contó.

Hace unos días los bomberos acudieron a las mismas bodegas, de 22,000 pies cuadrados de extensión y propiedad de la compañía Pacific Door and Frame, por una falsa alarma.

Al mediodía, ya sofocado el fuego, cuando maquinaria pesada removía escombros teñidos de negro, los vecinos pensaron en las personas que perdieron el empleo. “Imagínese cuánta gente se quedó sin trabajo, si de por sí la cosa esta muy mal”, comentó Villaseñor.