Plan busca revitalizar mercado inmobiliario

Plan busca revitalizar mercado inmobiliario
Obama presentó plan que ayudará a propietarios a refinanciar
Foto: AP

WASHINGTON D.C. (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentó ayer un plan para revitalizar el mercado inmobiliario que permitirá a millones de propietarios refinanciar sus hipotecas y aprovechar los actuales tipos de interés, históricamente bajos.

A causa del vertiginoso descenso del precio de la vivienda en los últimos años en Estados Unidos, más de 10 millones de propietarios (uno de cada cuatro) deben ahora al banco más dinero que el valor de la casa que compraron en su día, destacó el mandatario.

La reciente crisis económica y financiera “golpeó justo en el corazón de lo que significa ser clase media en Estados Unidos- nuestros hogares”, dijo Obama durante un acto en un centro comunitario en el estado de Virginia.

Muchas familias han tenido que recurrir a la ayuda de programas públicos para evitar perder su casa, pero hasta ahora esas iniciativas han sido incapaces de hacer frente a la enorme magnitud del problema y muchos hipotecados se han quedado fuera de las condiciones exigidas.

Por ello, el plan presentado ayer busca beneficiar, según la Casa Blanca, a 3.5 de los 10 millones de propietarios que deben más de lo que vale su vivienda.

Aquellos propietarios “responsables” que estén al día en el pago de sus hipotecas podrán refinanciarlas con préstamos a tasas de interés más bajas y garantizados por el Gobierno federal, lo que supondrá un ahorro anual promedio de unos 3,000 dólares.

La nueva iniciativa pretende ser un complemento del Programa de Modificación de Vivienda Asequible (HAMP), que se acaba de extender hasta 2013, un año más de lo previsto.

Lanzado en 2009, el HAMP tenía como objetivo modificar las condiciones financieras de casi 4 millones de hipotecas y evitar así nuevos desahucios, pero el Gobierno ha reconocido que hasta ahora apenas ha ayudado a reestructurar 900,000.

Además de la refinanciación de las hipotecas, el nuevo plan contempla ayudar para evitar desahucios “inapropiados”, la venta de propiedades embargadas por agencias gubernamentales para que inversionistas privados las pongan luego en alquiler y mayor indulgencia con los propietarios que están desempleados.

“Los bancos y los prestamistas deben ser responsables para poner fin a las prácticas que ayudaron a causar la crisis”, indicó Obama, al tiempo que urgió al Congreso a aprobar este plan, cuyo costo estimado está entre los 5,000 y los 10,000 millones de dólares.

El presidente plantea que la financiación provenga de la creación de un impuesto sobre los grandes bancos e instituciones financieras, lo que complica que el plan sea aprobado por el Congreso, donde la oposición republicana controla la Cámara de Representantes.