Corina Calderón sueña con un Oscar

No es una deportista, es una joven con el sueño de convertirse en una actriz que gane un Oscar. Sin embargo, para su primer papel protagónico, levantar fierros fue un requisito.

Corina Calderón sueña con un Oscar
El rol de Calderón se asemeja a su vida.
Foto: HBO Latino

Corina Calderón inició su carrera profesional levantando pesas.

Pero no es una deportista, es una joven con el sueño de convertirse en una actriz que gane un Oscar. Sin embargo, para su primer papel protagónico, levantar fierros fue un requisito.

Después de realizar algunas participaciones como extra en cortometrajes y películas como Machete, logró el papel principal en el filme All She Can.

Curiosamente, dar vida a Luz García fue revivir lo que ella misma pasó en su niñez y adolescencia. Su personaje y ella son tejanas, vienen de familias humildes, crecieron en pueblitos y tienen grandes sueños con muchos obstáculos que superar.

“Ella siente que se merece algo mejor de lo que tiene enfrente, es una historia inspiradora”, dijo la actriz sobre su papel en la película que se estrenará hoy por HBO Latino.

Como García, Calderón tiene que ganar un campeonato de levantamiento de pesas para poder pagar y entrar a la Universidad de Texas en Austin. Y para poder levantar los fierros en el filme tuvo que entrenar por varios meses con estudiantes de preparatoria.

Por eso, cuando su agente le habló de la audición por primera vez, pensó que era una broma debido a la condición física que necesitaba su rol. Sin embargo, tras leer el guión, se “enamoró” de él.

“Me reuní con la directora [Amy Wendel] y me pusieron a correr y a hacer lagartijas y sentadillas. Y se dieron cuenta que teníamos muchas cosas en común. Las dos veníamos de hogares desarticulados”, comentó.

Recordó que desde que tenía cuatro años le gustaba la actuación y en el séptimo grado tomó una clase de drama en la escuela. Sin embargo, no retomó esta materia hasta que se dio cuenta de lo que esto significaba en su bienestar.

“En la preparatoria, me metí en muchos problemas, no entraba a clases. Y no fue hasta que tomé clases de actuación que me calmé”, dijo la actriz de 23 años con siete dedicados a esta carrera.

En estos últimos años, dijo, ha tenido muchos altos y bajos, pero que gracias a su “pasión” por el mundo del entretenimiento ha podido salir adelante.

“Ha sido tan difícil como me lo imaginé pero también es como ¡wow, todo esto puede pasar! Es como otro mundo. Estoy viviendo mi sueño. Hay momentos de éxito y otros que no lo son”, dijo sin arrepentirse de su elección, aunque ahora viva alejada de sus hermanas y mamá, quienes residen en Texas.

All She Can se presentó en el 2011 en el Festival de Cine de Sundance, en Utah, donde recibió buenas críticas y fue comparada con Girl Fight, película con la que Michelle Rodríguez saltó a la fama.

“Me fascina expresarme y que me escuchen y que la gente se identifique con mi personaje. Es importante que las jovencitas vean este filme, especialmente las latinas. Yo no provengo de una familia rica… Hollywood no es solo para los blancos anglosajones”, dijo.

Admitió que no tiene un modelo a seguir en la actuación pero que siempre ha admirado a Julia Roberts, Halle Berry y Penélope Cruz, así como a la fallecida cantante de música texana Selena Quintanilla.

También anunció que este año se estrenará la película End of Watch de David Ayer, guionista de Training Day, que grabó junto a América Ferrera y Jake Gyllenhaal.

Por otra parte, dijo que le entristece saber que el público latino no apoye las películas de actores latinos como lo demuestran las estadísticas.

“Los latinos necesitamos mirar nuestros trabajos, apoyarnos entre nosotros. Yo sí apoyo las películas latinas”, dijo orgullosa.

Contrario a otros actores, confesó su máxima meta.

¡Oh, yeah! Yo no tengo miedo de decir que quiero un Oscar. Me veo subiendo al escenario y mirando a mi mamá y a mis hermanas”, comentó contenta.