Más mexicanos hacen pedido de asilo político

Suben las peticiones por la violencia; Saúl Reyes es uno de 49 que ya tiene protección
Más mexicanos hacen pedido de asilo político
Saúl Reyes salió huyendo de Ciudad Juárez tras recibir amenazas y sufrir el asesinato de seis de sus familiares.
Foto: Araceli Martínez / La Opinión

SACRAMENTO.- A causa de la violencia y la guerra contra las drogas los mexicanos están invadiendo Estados Unidos, dijo el activista Saúl Reyes, quien a casi un año de haber llegado al país tras el asesinato de seis miembros de su familia en sólo dos años y medio, logró el asilo político en enero pasado.

“Es algo terrible, desafortunadamente todos los días siguen llegando mexicanos por la falta de seguridad que sufre México”, afirmó Reyes en entrevista con La Opinión minutos antes de ser presentado en el pleno del Senado donde fue ovacionado por los senadores en reconocimiento a su activismo social.

Reyes lidera el grupo Mexicanos en el Exilio que actualmente representa a 50 mexicanos, algunos de ellos ya obtuvieron el asilo político. “De 3,950 casos de asilo ya se aprobaron 49, pero queremos un porcentaje mayor para proteger a la gente que no le queda otra opción más que venir a Estados Unidos y solicitar asilo”, señaló.

Como ejemplo de la cantidad de personas que están llegando, comentó que en el Distrito Escolar de El Paso, Texas reportan 15,000 nuevos alumnos mexicanos que han llegado de México en los últimos años, “lo cual habla de que la gente tiene mucho miedo de la violencia y está invadiendo Estados Unidos”.

Y dio más detalles: “El gobierno mexicano dice que ha bajado el crimen, que hay menos muertos. Lo que sucede es que hay menos cuerpos encontrados, pero la cantidad de desaparecidos ha aumentado”, agregó.

Fue en abril de 2011, cuando Reyes, de 41 años, decidió dejar su natal Ciudad Juárez junto con su esposa y tres hijos para establecerse en El Paso, Texas.

Aterrorizado, dejaba sepultados en Chihuahua, a su hermana Josefina, una activista de los derechos humanos asesinada el 3 de enero de 2010, después de que su hijo Julio César también había sido asesinado. En agosto de 2010, su hermano, Rubén fue ejecutado, tras recibir amenazas de muerte por demandar el esclarecimiento de la muerte de su hermana y sobrino.

En febrero de 2011, su hermana Magdalena Reyes, su hermano Elías Reyes y su cuñada Luisa Ornelas Soto fueron secuestrados y posteriormente asesinados.

“Cuando a mi teléfono celular, me hablaron del teléfono celular que tenía mi hermano asesinado para amenazarme…ese día decidí que mi vida debía cambiar”, comentó Reyes.

Reyes recibió el asilo político el 19 de enero, pero los meses que pasaron para lograrlo fueron de mucha incertidumbre con miedo a la deportación y a morir a su regreso, pero también de intensa necesidad económica. “La necesidad económica más terrible de mi vida la vine a vivir aquí en Estados Unidos pero tenía la tranquilidad de sentirme seguro cuando dormía y caminaba por las calles”, externó con emoción.

Al recibir la noticia de que le habían garantizado el asilo, comentó con la voz entrecortada que la emoción lo hizo llorar a él, a su esposa y su hijo de 13 años. “Fue un llanto diferente, al que ya nos habíamos acostumbrado de tanto dolor en México”, explicó.

Y cuando toca hablar de responsabilidades expuso sin dudas que el principal sospechoso de la muerte de sus familiares son grupos del ejército mexicano ligados a grupos del crimen organizado. “Fuimos una molestia por las críticas de sus abusos, torturas y conductas en el Valle de Juárez”.

¿Tiene esperanzas de que se aclaren los crímenes?

“Es muy difícil”, reconoció y puso de ejemplo, que nunca se aclaró el asesinato del expresidente Alvaro Obregón ni el del ex candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio.

“Los más de 60,000 muertos que hay en México serán otra historia negra que no se aclarará”, observó.

En la entrevista de asilo político, Reyes recordó que el oficial le preguntó cuándo se sentiría seguro en México, “dije que el día que la corrupción y la complicidad del gobierno y el ejército terminen. El oficial dijo: Vivirás por siempre aquí”.

En torno a la lucha contra el narcotráfico se requiere, asegura, no sólo del esfuerzo de todos los mexicanos sino de los extranjeros que sean capaces de presentar iniciativas como las que presentó en el Senado, Kevin de León, senador demócrata de Los Ángeles, con la resolución 10 que clama por un plan para parar el torrente de armas que pasan ilegalmente de México a Estados Unidos.

“El gobierno mexicano es autoritario, ha criminalizado el país, pero debemos buscar la opinión de los extranjeros, porque una voz en California crítica del gobierno, se escucha más que la voz de 10,000 mexicanos en cualquier plaza del país”.

“Es”, enfatizó, “lamentable que los impuestos de los estadounidenses puedan convertirse en balas que maten a mi pueblo”.

Reyes creó el grupo Mexicanos en el Exilio que actualmente representa a 50 mexicanos, algunos de ellos ya obtuvieron el asilo político. “De 3,950 casos de asilo ya se aprobaron 49, pero queremos un porcentaje mayor para proteger a la gente que no le queda otra opción más que venir a Estados Unidos y solicitar asilo”, señaló.