No terminan aún los disturbios en El Cairo

Las negociaciones para una tregua todavía no llegan a buen puerto
Sigue a La Opinión en Facebook
No terminan aún los disturbios en El Cairo
Los manifestantes rezan la oración del mediodía mientras continúan los enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad en El Cairo, ayer.
Foto: EFE

EL CAIRO, Egipto (EFE).- Los disturbios en el centro de El Cairo prosiguieron por segundo día, sin que las negociaciones emprendidas ayer entre manifestantes y las autoridades de seguridad para lograr una tregua llegaran a buen puerto.

Hasta el momento, los muertos desde el pasado jueves por la noche ascienden a 12 en la capital y en Suez (este), donde también se han registrado altercados, según el último recuento del Ministerio de Sanidad.

Después de una noche de insomnio en las calles Mansur y Nubar, próximas a la plaza cairota de Tahrir y aledañas al Ministerio del Interior, casi un centenar de manifestantes, la mayoría jóvenes, continuaba ayer enfrentándose a pedradas a la policía, que a diferencia del día viernes apenas empleó gases lacrimógenos para reprimirlos y se limitó a responder lanzando piedras.

Según se constató, los choques se centraron ayer en la calle Nubar donde una barrera de antidisturbios, parapetados tras una alambrada de espinos, trataba de impedir el paso al Ministerio del Interior de los manifestantes, muchos de ellos ultras del equipo de futbol Al Ahly, que no paraban de cantar exaltados por el himno nacional egipcio y consignas contra la junta militar que gobierna el país.

En la calle quedaban restos de contenedores calcinados, quemados por los jóvenes para evitar el avance de los agentes, y partes de la calzada estaban totalmente cubiertas de adoquines arrancados de las aceras, empleados como arma arrojadiza por los manifestantes y la policía.

Al menos dos jóvenes fueron detenidos por las fuerzas del orden al aproximarse demasiado a la barrera de seguridad y fueron llevados a uno de los furgones policiales aparcados en la retaguardia, junto al Ministerio, mientras eran golpeados con porras por decenas de agentes que se arremolinaron en torno a ellos, se pudo observar.

Los enfrentamientos se prolongaron hasta las 2:00 de la tarde, hora local (12:00 de la noche, hora del meridiano de Grenwich) cuando llegó una delegación de varios grupos de activistas, partidos y personalidades para negociar una tregua con los responsables del Ministerio.

Las conversaciones se llevaron a cabo en la misma calle, donde varios hombres vestidos de civiles formaron un escudo humano para evitar que los enfrentamientos continuaran.

Sin embargo, el intento de lograr una tregua fracasó y tres horas más tarde la policía volvía a disparar gases lacrimógenos contra la multitud congregada en la calle Mansur.

Uno de los portavoces del Movimiento Jóvenes del 6 de Abril, Mahmud Afifi, explicó que su grupo participó en la labor de mediación entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, aunque no toma parte en los enfrentamientos.

Afifi señaló que “las negociaciones para conseguir una tregua fracasaron porque la policía volvió a atacar a la gente que estaba junto al Ministerio”.

Sin embargo, una fuente de alto rango del Ministerio del Interior, que pidió el anonimato, negó esa versión de los hechos y destacó que sus efectivos se limitan a “garantizar la seguridad sin agredir a los manifestantes”.

“Nosotros intervenimos en el mismo momento en el que vemos tentativas de irrumpir en el Ministerio del Interior sin justificación y con insistencia”, puntualizó.

Sea como fuere, los choques regresaron a las inmediaciones del Ministerio al caer la tarde en una jornada que dejó estampas para el recuerdo: varios agentes de la policía se pusieron bufandas del club Al Ahly arrebatadas a los manifestantes, mientras que un niño no tuvo reparo en salir a jugar con su bicicleta justo detrás del cordón policial.

Esta nueva ola de violencia en Egipto estalló después de la tragedia del pasado miércoles en el estadio de Port Said (noreste), cuando más de 70 personas murieron en una salvaje batalla entre seguidores del Ahly y del equipo local, Al Masry.

Tras esa masacre, miles de personas se echaron a las calles de El Cairo el pasado jueves para protestar contra la actuación de la policía en el partido, a la que acusan de no haber intervenido para impedir la tragedia.

Los disturbios entre manifestantes y las fuerzas del orden en el centro de la capital se están convirtiendo en tónica habitual de la agitada transición hacia la democracia en Egipto, ya que han sido frecuentes desde la caída del régimen de Hosni Mubarak hace casi un año.