E-Verify sería un desastre para agricultura de EEUU

California es el estado número uno en la producción agrícola del país

SACRAMENTO.- Los agricultores de California dijeron al Congreso de la Nación que E-Verify, la base federal de datos para verificar el estatus migratorio de los trabajadores sería un desastre para la agricultura del país, por lo que demandaron un programa que permita a los trabajadores inmigrantes obtener autorización legal para trabajar.

“Sin una manera económica, viable de asegurar una fuerza laboral legal, E-Verify será un desastre para la agricultura estadounidense ya que la experiencia ha demostrado que no hay una posibilidad realista de una fuerza de trabajo doméstica, aún con las altas tasas actuales de desempleo”, dijo el presidente del Buró de Agricultores de California, Paul Wenger al testificar en una audiencia sobre Política de Migración del Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes. Y es que el Congreso considera una propuesta que obligará a todos los empleadores a verificar el estatus de trabajo de los empleados mediante el E-Verify.

Se trata de la propuesta H.R. 2885 del representante republicano de Texas Lamar Smith quien argumenta que al hacer obligatorio el E-Verify para los negocios, se crearán millones de empleos para los trabajadores.

Pero de acuerdo a Wenger que representa a 74,000 agricultores de California, esto no es posible porque a medida que la fuerza laboral estadounidense se ha hecho vieja, más urbana y enfocada en empleos con horas de trabajo previsibles durante todo el año, los trabajadores estadounidenses ya no quieren trabajar en la agricultura.

Remarcó que el programa de migración existente para la agricultura conocido como H-2A ha probado ser inadecuado pues apenas menos del 5% de la fuerza laboral agrícola es empleada a través de éste. “Apoyamos el H-2A pero no puede ser la única solución”, dijo Wenger.

Añadió que cualquier solución tiene que ser práctica y permitir a los trabajadores actuales, especialmente a aquellos altamente calificados salir de las sombras para hacer su trabajo que es tan importante para alimentar a la nación y al mundo.

California emplea en la temporada alta de las cosechas hasta 400,000 trabajadores. El Sindicato de Campesinos Unidos (UFW) estima que entre 70% y 80% son indocumentados.

“Para nosotros la única solución a la mano de obra campesina es una reforma migratoria para legalizar a los que ya están aquí”, dijo María Machuca, del Sindicato de Campesinos Unidos.

Lamentó que el Acta de Seguridad, Beneficios y Oportunidades para el Empleo en la Agricultura (Agjobs) apoyada por sindicalistas y rancheros, que buscaba precisamente proporcionar una fuente estable y legal de empleo en los campos agrícolas, no haya tenido apoyo republicano para ser aprobada en el Congreso.

A nivel estatal, el asambleísta demócrata de Coachella, Manuel Pérez propuso este mes un proyecto de ley para que el estado les dé un permiso de trabajo a quienes ya están aquí, y aunque es apoyada por UFW, no la consideran una verdadera solución.

Cabe decir que California es el estado número uno en la producción agrícola del país y que en 2010, el valor de su producción fue de $37,500 millones.