Sindicato de maestros en contra del distrito escolar

La decisión de remover a 85 maestros indignó a UTLA

Sindicato de maestros   en contra del distrito escolar
El presidente del sindicato de maestros de Los Ángeles, UTLA, Warren Fletcher, habla frente a la primaria Miramonte.
Foto: Aurelia Ventura / La Op

El caso de la primaria Miramonte ha puesto al sindicato de maestros de Los Ángeles (UTLA) en contra del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), luego de la decisión del distrito de remover a más de 85 maestros y otras decenas de personal clasificado de sus antiguos puestos. Todos ellos fueron ayer reemplazados oficialmente por nuevo personal luego del cierre de dos días de la escuela.

UTLA declaró ayer que tomará acción legal en contra del distrito, de acuerdo con los estatutos del contrato colectivo, ya que la decisión del distrito podría haber violado algunos de los derechos de los maestros especificados en el contrato.

“Tenemos el derecho de someter una queja por procedimiento arbitrario para cada uno de nuestros miembros que fue transferido, y pedir que se analice si el procedimiento que se realizó fue apegado o no al contrato”, sostuvo Warren Fletcher, presidente de UTLA.

“Esa decisión es una respuesta irresponsable del distrito. Nos sentimos traicionados. Así es como se sienten todos los maestros”, expresó Fletcher.

“Primero nos dijeron que los maestros podían regresar a la escuela. Pero ayer (miércoles) el distrito nos informó que de ninguna manera los maestros regresarán Miramonte”, declaró Juan Ramírez, vicepresidente de UTLA.

Horas después el superintendente Deasy declaró, a través de un comunicado, su sorpresa por la posición del sindicato de maestros.

“Es desafortunado el hecho de que no contemos con el apoyo de UTLA en este proceso. Yo me comuniqué directamente con los líderes del sindicato y los maestros para informarles del plan del distrito. Las declaraciones que hacen son falsas”, apuntó Deasy.

“Fuimos específicos en el hecho de que una vez que concluyan las investigaciones y nada surja en contra de un maestros, su próximo lugar para trabajar será Miramonte”, explicó el superintendente en el comunicado.

El cambio del personal del plantel , el cual costo al distrito unos 5.7 millones de dólares, no solo tenía molestos a los líderes de UTLA, sino sobre todo a decenas de padres y estudiantes, quienes se manifestaron pidiendo públicamente la restitución del cuerpo docente.

“¿Por qué no nos preguntan qué es lo que queremos para nuestros hijos? Por qué solo toman sus decisiones para su bienestar y no para el de nuestros hijos? Necesitamos respuestas del distrito”, dijo Edward Osuna, un padre visiblemente frustrado por la situación, quien conversaba con Juan Ramírez, líder del sindicato de maestros de los Ángeles (UTLA).

“La gente que toma estas decisiones hace el trabajo con los pies, porque no piensan en el daño que les están haciendo a los alumnos. La gente que maneja el distrito debería renunciar”, expresó Rogelio Cabrera, otro padre de dos estudiantes de este primaria.

Varios de los padres destacaron la excelente labor que los antiguos maestros hacían con sus estudiantes. Sin embargo, el reporte 2011 APR (Adequate Yearly Progress Report) indica que más del 67% de los alumnos no alcanzó el nivel de competencia en Lenguaje y el 68% en matemáticas.