Detallan nuevas reglas para anticonceptivos

El Presidente Barack Obama anunció ayer, un cambio en una polémica reglamentación, que obligaba a los empleadores a ofrecer servicios anticonceptivos gratis, como parte del plan médico de sus trabajadores. Grupos católicos y conservadores habían ejercido una intensa presión para eliminar la medida.
Detallan nuevas reglas para anticonceptivos
El giro dado ayer por el presidente Obama pretende apagar las críticas recibidas por grupos conservadores.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C.- El Presidente Barack Obama anunció ayer, un cambio en una polémica reglamentación, que obligaba a los empleadores a ofrecer servicios anticonceptivos gratis, como parte del plan médico de sus trabajadores. Grupos católicos y conservadores habían ejercido una intensa presión para eliminar la medida.

Aunque la nueva regla, presentada en enero, eximía a las compañías que tienen como misión primordial promover la religión, como las iglesias, desató una inmensa controversia. Diversas organizaciones acusaron a la Administración de violar sus derechos de conciencia.

Por definición las congregaciones estaban eximidas, pero universidades, centros de salud administrados por comunidades católicas, escuelas, entre otros, podían verse obligados a cambiar su política, bajo ciertas circunstancias.

Ahora, estas entidades –como empleadores- no estarán obligadas a ofrecer cuidado preventivo gratis. En su lugar, se requerirá que los seguros médicos entreguen cobertura sin costo.

“La libertad religiosa será protegida y una ley que requiere una atención preventiva gratuita no discriminará contra las mujeres”, afirmó Obama. “Comprendo que algunas personas en Washington desean tratar esto como una nueva cuña política. Pero no debería serlo. Por cierto yo nunca lo consideré así”, dijo.

Líderes republicanos en ambas cámaras legislativas, habían calificado la reglamentación, como “inconstitucional” e incluso “abominable”. Candidatos del partido, como Mitt Romney y Rick Santorum, han alimentado los ataques en contra del mandatario, a propósito de este tema. Un panorama complicado, mientras Obama sólo ostenta un índice de aprobación del 48%, según Gallup.

“Esta es una cuestión que gente de buena voluntad en ambos lados del debate ha puesto en orden, en medio de muchas cuestiones complicadas”, aseguró el Presidente.

Actualmente, la Iglesia sólo aprueba la abstinencia y el método de planeamiento natural de familia, como las técnicas apropiadas para el control de la natalidad.

De acuerdo a los datos de Pew Forum on Religion, un 68% de los hispanos viviendo en Estados Unidos son Católicos. El último censo cuantificó a 50 millones de latinos en el país.

De acuerdo a información entregada por el gobierno, casi el 99% de todas las mujeres ha usado anticonceptivos en algún momento de su vida, pero más de la mitad de las que se encuentran entre los 18 y 34 años, tienen dificultad para costearlos.

A pesar del anuncio, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) no entregó su apoyo a la medida. “Aunque puede haber apertura para responder a algunas de nuestras inquietudes, nos reservamos realizar juicios respecto a los detalles, hasta que los examinemos”, declaró el Cardenal designado Timothy Dolan, presidente de USCCB.

“La decisión es un primer paso en la dirección correcta. Esperamos trabajar con la Administración para garantizar que las conciencias de los estadounidenses y su libertad religiosa, no se vea dañada por estas reglamentaciones”, agregó.

Por otra parte, organizaciones como el Instituto Nacional de Latinas para la Salud Reproductiva (NLIRH) dieron la bienvenida al anuncio. “Cualquier política de salud pública que les dé a las Latinas acceso a los anticonceptivos ,es un paso adelante para nosotras”, dijo Jessica González-Rojas, directora ejecutiva de NLIRH.

En tanto, centros ultra conservadores como Nacional Center for Public Policy se opusieron de plano al cambio presentado por la Casa Blanca. “Este no es un compromiso real. Las organizaciones religiosas tendrán que pagar primas de seguro más altas por los servicios que reciben sus empleados. Incluso con esta excepción, el gobierno falla en reconocer que no puede forzar a los estadounidenses a escoger entre fe y obedecer la ley”, comentó el analista Horace Cooper.

Hasta el momento, las principales aseguradoras no se han pronunciado formalmente en relación a la medida. Entidades como Blue Cross Blue Shield, han declarado que “la están analizando”.

En debates previos asociados a servicios preventivos, las compañías han sostenido que la cobertura de anticonceptivos sí aumenta los costos. Funcionarios de la Administración han insistido en que la prevención implica un ahorro en futuros gastos de salud para los seguros. La nueva reglamentación será implementada en 2013.