Distritos escolares se preparan para lo peor

Hasta noviembre, tras las elecciones, no estarán listos los presupuestos
Distritos escolares se preparan para lo peor
Padres y estudiantes frente a la escuela Kelso, de Inglewood. Los distritos escolares cortarían $370 por estudiante.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

SACRAMENTO, California

.— La mayoría de los distritos escolares de California están a toda prisa alistando sus presupuestos, preparándose para lo peor porque no sabrán hasta noviembre si los votantes aprobarán una iniciativa de aumento de impuestos que les permitiría evitar recortes masivos.

El problema es que si esa iniciativa falla, ni los legisladores ni el gobernador Jerry Brown tienen un plan B para evitar reducciones al gasto de las escuelas por 4,800 millones de dólares, el equivalente a tres semanas del ciclo escolar.

Por eso entidades como el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD), el segundo más grande de la nación, considerará hoy durante la reunión semanal de su Junta Escolar, la eliminación de su División de Programas de Educación para Adultos; el programa de Inglés como Segunda Lengua (ESL), y otros programas como preparación para la ciudadanía y cursos generales de educación. Eso sin contar que se planea enviar avisos de despido a 1,500 maestros y otros trabajadores de las escuelas.

Mónica Carazo, portavoz de LAUSD, dijo que si los votantes no aprueban la iniciativa de aumento de impuestos del gobernador, el distrito tendrá que hacer recortes al menos por 550 millones de dólares.

“Por eso es que tenemos que comenzar a ver de dónde vamos a recortar”, señaló.

Según la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), los programas que quiere cortar LAUSD sirven a 28% de los estudiantes y representan sólo el 2% de su presupuesto total.

En un comunicado, la directora ejecutiva de CHIRLA Angélica Salas dijo que la organización se opone a la eliminación de la División de Educación para Adultos porque representa una tabla de salvación para las comunidades inmigrantes y de bajos ingresos y un apoyo para la recuperación económica de la región.

“La propuesta de LAUSD no tiene visión del futuro y es inoportuna. Creemos que el LAUSD tiene liderazgo y sabe cómo presentar alternativas menos desastrosas que además muestren cuidado y preocupación por las comunidades más impactadas”, indicó Salas.

En los últimos años, la educación pública ha sufrido recortes por 17,000 millones de dólares. En su propuesta presupuestal para el 2011-12, el gobernador Brown presentó como única opción para evitar más reducciones su iniciativa de impuestos de noviembre. Aún siendo aprobados dichos ingresos llegarían muy tarde para los distritos que inician clases en agosto y septiembre, por lo que estos han sido aconsejados de hacer planes para una reducción de 370 dólares por estudiante, en caso de que la medida no pase.

“Los distritos escolares están en un dilema. ¿Basan sus presupuestos y decisiones de personal en el peor escenario, o en la esperanza de que pase la iniciativa del gobernador, lo que podría llevarlos a la insolvencia?,” cuestionó Crystal Brown, presidenta de la campaña Eduquemos a Nuestro Estado y madre de tres hijos que asisten a las escuelas públicas en San Francisco.

“La única alternativa que tienen los distritos escolares es despedir maestros o reducir más el ciclo escolar, eso sin contar con que tenemos salones de clase con más de 40 alumnos, se ha reducido el transporte escolar y se han cortado programas de arte, música, bibliotecas”, lamentó Brown.