Sin segunda oportunidad ante decomisos

Comisión de Policía discute hoy nuevas modificaciones en plan de incautaciones
Sin segunda oportunidad ante decomisos
La propuesta propone el castigo más extenso para los responsables de un accidente con muertos o heridos.
Foto: Archivo / La Opinión

Quienes pensaron que los cambios en los decomisos de autos de choferes sin licencia sólo favorecerían a los indocumentados, se equivocaron. La Policía de Los Ángeles (LAPD) modificó su plan original, respondiendo a las preocupaciones de quienes afirman son “un riesgo para la seguridad pública”.

Lo más controvertido es que únicamente podrían recuperar el coche al siguiente día de ingreso al corralón, pagando 250 dólares en lugar de 1,500 por una estancia de 30 días, los que no hayan sido multados por manejar sin licencia.

En otras palabras: no habrá una segunda oportunidad.

El que sería el nuevo plan de incautación de automóviles del LAPD, que hoy discute la Comisión de Policía de la ciudad, también propone reducir el tiempo en que, en una parada de tráfico, un agente podría esperar a una persona con licencia válida que se haría cargo de la unidad.

Antes exigía la presencia del dueño registrado del coche. Eso cambió a favor de los indocumentados.

En un principio se recomendó conceder un período “razonable”, pero se sustituyó por la palabra “inmediatamente”, dejando el decomiso a criterio del uniformado. Esto atiende las quejas de residentes que cuestionaron qué pasaría si un policía no puede responder a una llamada de emergencia por custodiar a alguien que ha pedido ayuda a otra persona.

Además, la Policía impondría el decomiso más extenso para los responsables de un accidente que dejó muertos y/o heridos (no está claro qué pasará si la causa es incierta), a quienes no portan identificación, y en caso de que la unidad no esté registrada ante el Departamento de Vehículos de California (DMV) o carezca de un seguro automotriz.

La agencia policiaca, asimismo, ha volteado hacia los propietarios de los vehículos (a petición del comisionado de la Policía, Alan Skobin) pidiendo sean multados si se descubre que permitieron que el carro fuese manejado por un chofer no autorizado.

Un vocero del DMV explicó ayer que para registrar un coche no es necesario presentar una licencia de conducir o documentos que prueben la estancia legal en el país, sólo se exige un seguro vehicular. Ello rompe el mito de que los indocumentados manejan autos que no están bajo su responsabilidad legal.

“Los agentes siguen siendo guiados por la Doctrina de Guardián Comunitario [que, en base a las circunstancias, fija cuándo se debe realizar un decomiso] para decidir si se debe incautar un vehículo manejado por un conductor sin licencia, o con una licencia suspendida o revocada”, aclara Charles Beck, jefe del LAPD, en una carta enviada a los comisionados de la Policía.

“Cuando el vehículo de un conductor sin licencia va a ser confiscado, los agentes impondrán una retención de 30 días si el conductor tiene antecedentes penales por ser un chofer sin licencia, no es capaz de mostrar prueba de seguro vehicular, no porta documentos de identificación o tuvo la culpa en un choque importante”, subraya Beck.

La Policía de Los Ángeles, por otro lado, ha clarificado dos circunstancias en particular, de conformidad con veredictos judiciales. Si la parada de tráfico se lleva a cabo en el acceso residencial del dueño registrado o en un lote de estacionamiento en las inmediaciones de dicho domicilio, “la incautación del vehículo no sería apropiada”, precisa la corporación.

Y puntualiza que, en un retén de sobriedad, no se debe proceder con la incautación si un chofer calificado acude antes de que termine el operativo. Con la publicación de estos puntos inicia formalmente un debate que grupos conservadores del Valle de San Fernando, las compañías de grúas y el Sindicato de Policías ya han calentado.

“Permitir que los conductores sin licencia conserven un vehículo sólo los anima a seguir conduciendo y aumenta el riesgo para otros”, advirtió la Liga de Protección de Policías (LAPPL), citando accidentes recientes donde los presuntos culpables no portaban dicho documento.

El último caso, refiere el grupo, ocurrió en Boyle Heights, donde un chofer no autorizado y con una orden de arresto en su contra mató a una mujer el pasado viernes. También cita un incidente en el Sur de Los Ángeles donde perdieron la vida tres personas, y otros choques que lesionaron a policías.

“¿Cuántas tragedias ocurrirán hasta que los partidarios de cancelar los decomisos de coches a conductores sin licencia admitan que están equivocados?”, cuestiona el sindicato.

Mientras que la Oficina de Asesoría Legislativa de California opinó ayer que retener por 30 días los carros conducidos por personas sin licencia debe permanecer como parte de la estructura penal establecida por el gobierno del estado para castigar a los infractores.

Pero el jefe Beck y el alcalde Antonio Villaraigosa han reiterado que si los decomisos infunden miedo a los residentes sin un estatus migratorio, ellos no denunciarán los crímenes cuando son víctimas o testigos.

Otro motivo es la carga económica que representa para esa comunidad: por cada decomiso pierden su medio de transporte por varios días y deben pagar unos 1,500 dólares, lo cual se tradujo en un ingreso de casi 19 millones de dólares para el municipio en 2011, el segundo más alto de los últimos diez años.