Chivas ni fu ni fa

No se ve para cuándo llegue el primer triunfo del Guadalajara, que ayer en casa apenas empató sin goles ante el San Luis.

Chivas ni fu ni fa
El delantero Omar Arellano de Chivas del Guadalajara lamenta tras fallar ante San Luis.
Foto: Ulises Ruiz Basurto / EFE

GUADALAJARA, México.- No se ve para cuándo llegue el primer triunfo del Guadalajara, que ayer en casa apenas empató sin goles ante el San Luis.

Si había un escenario ideal para que el Rebaño Sagrado se sacudiera la peste que les agobia desde el inicio del año, era el de ayer como local, ante un cuadro limitado en recursos, tanto futbolísticos como salariales, como lo son los potosinos.

Los rojiblancos alargaron su racha a 10 juegos de torneo oficial sin ganar (3 del torneo pasado y 7 del actual) y durante una semana más serán el último equipo de la Tabla General en uno de los peores arranques de la historia del equipo y que parece no tener fin, pues en la cancha sigue sin dar señales de mejoría.

El chiverío fue el que mostró más voluntad y dominio sobre el caucho del Omnilife, que registró una entrada apenas superior a los 19 mil aficionados.

El técnico Ignacio Ambriz buscó con Omar Arellano y Carlos Fierro darle mucha dinámica y velocidad a su equipo, idea que no era mala, sólo que en la práctica estuvieron lejos de lograr su objetivo durante los primeros 45 minutos.

El San Luis, en cambio, presionado por la retención de pagos y la falta de resultados, optó desde el inicio por una posición de aguante y apostó por un contragolpe.

La zaga local pudo controlar las tibias aproximaciones de los potosinos, que corrieron en el primer tiempo por parte de Wilmer Aguirre en dos ocasiones y una de Alfredo Moreno en el complemento.

Los de Nacho Ambriz intentaron con ataques por los costados y en esta ocasión, con disparos constantes de media distancia.

Omar Arellano, por mucho el más activo a la ofensiva, tuvo muchas apariciones e intentos sobre la meta de Óscar Pérez, pero muy pocos con real peligro.

Carlos Fierro con buenos movimientos en el ataque, pero muy errático al momento de servir.

Marco Fabián lució apagado, con pocas paredes y más intenciones de provocar un penal que nunca le concedieron, ni a él ni a sus compañeros.

La acción más polémica de la noche se gestó al 45′ cuando Aniball Matellán le dejó el zapato en el abdomen a la “Pina” dentro del área, pero el árbitro Erim Ramírez marcó antes una mano del rojiblanco.

Entraron de relevo Érick Torres y Alberto Medina con idea de refrescar el ataque, pero todo siguió igual.

En la agonía Arellano metió un tiro que terminó por ser un servicio que no alcanzó a rematar el “Cubo”, en la más clara de los locales en toda la noche.

Así terminó el juego y el Rebaño con más interrogantes que respuestas en la mente y llegando a 12 juegos sin conocer el triunfo y sólo dos puntos en el torneo y en el mismo lugar: sótano general del Clausura 2012.

Por su parte los potosinos llegaron a 7 unidades, para darle un respiro a su propia crisis.

El abucheo, al final, fue sonoro nuevamente para el equipo rojiblanco… y su crisis que no acaba.

Para la siguiente jornada, las Chivas reciben al Santos, que logró empatar 1-1 con el Monterrey, en tanto, los Gladiadores reciben al Atlas, que quiere sumar de nuevo, aunque sea una unidad, luego de empatarle a Tigres.