Españoles salieron a protestar

Miles se quejan de la reforma laboral

Españoles salieron a protestar
Es la primera muestra a gran escala del descontento general.
Foto: AP

MADRID .- Cientos de miles de personas se manifestaron el domingo en toda España en la primera muestra a gran escala de descontento por la reforma laboral aprobada recientemente por el gobierno que facilita a las compañías despedir trabajadores y salirse de contratos colectivos.

Los dos sindicatos más importantes, el socialista Unión General de Trabajadores (UGT) y el comunista Comisiones Obreras (CC.OO.) organizaron marchas en 57 ciudades, comenzando por la mañana en Córdoba, en el sur del país, y concluyendo con las de la tarde en Barcelona, Sevilla, Toledo y Valencia, con una gran manifestación en Madrid al mediodía.

Algunas protestas que habían sido programadas para dar inicio más tarde, como la de Valencia, en el este del país, tuvieron que ser adelantadas por la llegada de miles de manifestantes antes de lo planeado.

Organizadores sindicales indicaron que aproximadamente un millón de personas marcharon desde mediodía, pero las autoridades no han dado a conocer las cifras oficiales.

Muchos manifestantes usaban sombreros con enormes tijeras en la parte superior y coreaban, “No a los recortes de nuestros derechos”, mientras que otros cargaban carteles en forma de ataúdes en los que se leía “Negociación y acuerdo colectivo, RIP”.

La oficinista Manuela Silvela, de 58 años, dijo que las medidas del gobierno no hacen nada por aliviar el sentimiento de incertidumbre en España.

“Los trabajadores que ahora tienen empleos se sienten preocupados porque con estas reformas puede que sea más fácil perderlos, y en las condiciones actuales los que están sin trabajo, lo tiene casi imposible conseguir un puesto de trabajo”, manifestó Silvela.

El presidente del gobierno español Mariano Rajoy aprobó las reformas hace nueve días para agilizar un mercado laboral considerado el más rígido de Europa y fomentar la contratación en un país aquejado del mayor índice de paro en la Unión Europea.

El nuevo gabinete, elegido en noviembre, lucha desesperadamente por hacer más llevadero un pesado déficit y una tasa de desempleo que se mantiene en un asombroso 39% para personas entre 20 y 29 años de edad. Su primer gran paso fue una reducción del déficit de cerca de 15.000 millones de euros (20.000 millones de dólares) al paquete de recorte de gastos y aumento de impuestos aprobado el 3 de febrero, seguido por una reorganización del mercado laboral.

Rajoy reconoció en una cumbre de la Unión Europea del mes pasado que la reforma le iba “a costar una huelga general”.

“Si queremos que España crezca y cree empleo, hay que hacer esto que hemos hecho”, dijo Rajoy el domingo en el congreso anual de su Partido Popular en la ciudad meridional de Sevilla.

Las nuevas reformas laborales permitirán a las empresas españolas derogar los convenios colectivos de trabajo debido a su apurada situación financiera y tener mayor flexibilidad en los horarios y turnos laborales, así como facilitar el despido.

El gobierno intenta reactivar la maltrecha economía del país y mejorar un mercado laboral aquejado por un desempleo superior al 23%, el mayor de Europa.