Pases Cortos

Pases Cortos
El uruguayo Luis Suárez y el francés Patrice Evra pusieron en la mesa el tema del racismo por el problema que protagonizaron.
Foto: AP

El primer ministro británico David Cameron se reunió ayer con exfutbolistas, autoridades deportivas y grupos civiles para buscar soluciones a lo que considera un “regreso” de actitudes racistas al mundo del futbol.

Los incidentes de esta temporada en la Liga inglesa, en los que han estado involucrados el uruguayo del Liverpool, Luis Suárez, y el inglés del Chelsea, John Terry, ambos acusados de mantener actitudes racistas sobre el terreno de juego, llevaron al primer ministro a convocar esa reunión en Downing Street contra los prejuicios raciales en el deporte. El ministro se comprometió a erradicar actos racistas en el futbol inglés.

Las disculpas presentadas por el que fue el máximo goleador del Manchester City en las últimas dos temporadas, el argentino Carlos Tévez, podrían sellar la paz con su entrenador Roberto Mancini y con su club, con los que mantiene una guerra abierta desde hace cinco meses.

Tévez, de 28 años, se ha entrenado solo desde que regresó la pasada semana a Inglaterra después de estar tres meses en Argentina sin el permiso del club, y ayer cumplió con la condición que le había impuesto Mancini para reintegrarse en la disciplina del equipo: pedir disculpas por negarse a entrar al campo en un partido de Liga de Campeones en un acto ocurrido en septiembre pasado.

Karim Benzema, delantero francés del Real Madrid, se sometió ayer a un estudio radiológico que confirmó una lesión muscular en el abductor de la pierna derecha que le mantendrá al menos dos semanas de baja.

Antes de viajar a Francia, donde Benzema tenía planificado pasar el día y medio de descanso concedido por el técnico José Mourinho a sus jugadores tras el encuentro en Moscú ante el CSKA, el delantero francés se sometió a una prueba en la clínica Sanitas La Moraleja que confirmaron los peores presagios.

Benzema sufre lesión muscular en el abductor, que el Real Madrid aún no ha querido especificar en un parte médico oficial,

El seleccionador alemán, Joachim Löw, ha tenido que prescindir de uno de sus jugadores claves, el centrocampista Bastian Schweinsteiger, para el amistoso del 29 de febrero contra Francia en Bremen debido a una lesión de tobillo.

En la convocatoria, anunciada ayer en Berlín, faltan además, también por lesión, los mediapuntas Lukas Podolski y Mario Götze y el central Per Mertesacker.

Pese a esas bajas, Löw no ha llamado a ningún jugador sin experiencia como internacional, y ha dicho que no hay razón para introducir muchas novedades, teniendo en cuenta el rendimiento que tuvo el equipo durante la eliminatoria europea.

Los madridistas Mesut Özil y Sami Khedira forman parte de la convocatoria del equio germano.

La Federación Internacional de Futbol (FIFA) incorporó ayer al “Task Force Football 2014” al ghanés Abedi Pele y al rumano Gheorghe Hagi.

La Task Force (Grupo de Trabajo), presididida por el alemán Franz Beckenbauer, se reunió por tercera vez en la ciudad suiza de Zurich y abordó numerosas cuestiones como los trágicos incidentes ocurridos en la ciudad egipcia de Port Said que dejaron decenas de muertos.

Mauricio Pochettino, entrenador del Espanyol de Barcelona, dio ayer un paso más en el discurso de los objetivos del equipo y confesó: “Cuando descanso en la cama y con la almohada, mi máxima ambición es la Champions, me gusta luchar por cosas importantes”.

El hispano-argentino no renuncia al “partido a partido” pero insiste en que el equipo “no tiene techo”.

El estratega aseguró que el plantel “vive una realidad acorde a lo que está pasando y no se puede perder en los elogios o pensar que ya ha adquirido una jerarquía, debe apostar por el trabajo, humildad y solidaridad”.

Servicios de La Opinión