7 marines mueren en trágico accidente

7 marines mueren en trágico accidente
Restos de los dos helicópteros, un AH-1W Cobra y un UH-1 Huey, que se estrellaron en el aire durante un entrenamiento.
Foto: AP

SAN DIEGO .- Entre los siete infantes de marina que murieron en uno de los accidentes de entrenamiento aéreo más mortales de la Infantería, se encontraba un joven que esperaba a su primer hijo y un hombre con dos niños que se desempeñó como pastor de jóvenes antes de unirse a las Fuerzas Armadas hace una década.

Cuadrillas trabajaban para limpiar el sitio del accidente en una extensa cadena montañosa ubicada en el desierto cerca de Yuma, Ariz., informó el capitán de la Infantería de MarinaStaci Reidinger, portavoz de la base Yuma.

Las autoridades dijeron que podría llevar semanas determinar la causa por la cual dos helicópteros, un AH-1W Cobra y un UH-1 Huey, se estrellaron en el aire durante un ejercicio de rutina en la noche del miércoles y murieron todas las personas que se encontraban a bordo de las aeronaves.

El accidente ocurrió cerca de las Montañas Chocolate en la frontera entre California y Arizona. Capellanes y consejeros fueron convocados para hablar con las tropas. Seis de los infantes de marina que murieron eran de Pendleton, la base más grande de la Costa Oeste, y uno era de la Estación Aérea Yuma del Cuerpo de Marines en Arizona.

Todos los infantes de marina eran parte de la 3ª Escuadrilla de Aviones de la Marina. Con 17,500 infantes de marina y marineros, incluyendo el personal que se encuentra en Camp Pendleton y Yuma, la unidad realiza cientos de ejercicios de entrenamiento aéreos $año a fin de que las tropas cuenten con la mayor experiencia posible antes de ir a la guerra.

Dos de los infantes de marina que murieron se encontraban a bordo del AH-1W Cobra y el resto estaba en el helicóptero utilitario UH-1 Huey. Volaban en una sección alejada del complejo de entrenamiento Yuma de 1.2 millones de acres como parte de un entrenamiento estándar de dos semanas llamado “Scorpion Fire”.

Entre los muertos se encontraba el sargento Justin Avery Everett, de 33 años, que estaba a bordo del Huey como jefe de equipo. Había prestado servicios en Irak en dos ocasiones.

Everett, que deja una esposa, una hija de 5 años y un hijo de 2, dejó un empleo de pastor de jóvenes en una iglesia de Fresno para unirse a los Marines después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, dijo su madre, Patsy Everett.

Era luchador en la escuela preparatoria, tocaba el saxofón cuando era niño y participó en una banda en la escuela secundaria, señaló. También viajó a México durante varias semanas para prestar servicios como misionero de su iglesia, agregó.

“Lo vi la noche del domingo, vinimos de visita y él me acompañó al automóvil, me abrazó, me dio un beso y me dijo: ‘Mamá, te quiero’ y yo le dije: ‘Bebé, yo también te quiero”, señaló la madre mientras se reunía con la familia para comenzar a preparar los arreglos para el funeral.”Era un buen muchacho, nunca nos dio ningún problema”.

También entre los muertos se encontraba el cabo de primera Corey Little, de 25 años y originario de Fayetteville, Ga., indicó su madre Wanda Little.

Little también era jefe de equipo del helicóptero Huey, estaba casado y esperaba su primer hijo para septiembre.

Jugó al béisbol mientras crecía en Fayetteville, al sur de Atlanta.

“Le encantaba el aire libre”, dijo su madre.”Le encantaba leer. Era un lector muy ávido”.

Éste fue el quinto accidente aéreo desde marzo en el que estuvo involucrada la 3ª Escuadrilla de Aviones de la Marina con sede en la Estación Aérea Miramar del Cuerpo de Marines en San Diego. En la Armada y en la Infantería de Marina solo hubo otros dos accidentes de entrenamiento aéreo durante los últimos cinco años que incluyeron siete muertes o más, según el Centro de Seguridad Naval de las Fuerzas Armadas.

?>