Cientos protestan por sus derechos

LAX fue escenario de las marchas de muchos furiosos empleados
Cientos  protestan   por sus derechos
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Cientos de personas se convocaron ayer al mediodía en el Aeropuerto Internacional de Los Angeles (LAX) para protestar contra la eliminación de beneficios, el derecho a sindicalizarse y las condiciones inseguras de trabajo.

En diciembre de 2011 los trabajadores del área de limpieza y seguridad contratados por la compañía Aviation Safeguards recibieron una nota junto con su cheque diciéndoles que ya no podrían afiliarse al sindicato. El mes pasado, la misma compañía anunció a sus empleados que ya no tendrían seguro médico, explicó Linda Holter, de la organización Moveon.org.

“Por supuesto que es ilegal, pero hasta ahora pudieron hacer este tipo de cosas con impunidad”, agregó.

Carolina Franco, quien trabaja hace siete años en el aeropuerto escoltando sillas de ruedas, explicó que para que su familia pudiese tener seguro médico ahora tenía que pagar 167 dólares por semana.

“Trabajamos duro para poder salir adelante, sólo queremos que nos traten con respeto y dignidad”, señaló Franco. “Hasta ahora nos han ignorado y se sienten ufanos de lo que nos han quitado”, agregó.

La marcha se realizó de manera organizada y no se produjeron arrestos. Los pasajeros observaban asombrados la situación inusual y sacaban fotos con sus teléfonos. Robert Degara, uno de los viajeros sorprendidos dijo que la protesta no había afectado en nada su viaje y que apoyaba a los sindicatos “que siempre están trabajando cuesta arriba”.

Algunos empleados también se sorprendieron por la marcha, pero muchos, como Windford Crossdale dijeron apoyar a sus compañeros y agregaron que, a pesar de trabajar para otros contratistas, también tenían problemas laborales.

Las compañías aéreas contratan a distintas empresas que a su vez contratan a los empleados, explicó Jacob Hay de la organización de protección a los trabajadores Good Jobs LA.

“El problema es que las compañías aéreas no les ponen condiciones laborales a los contratistas y estos hacen lo que quieren”, agregó

“Ellos comen salmón, nosotros frijoles”, gritaba Yolanda López, de Good Jobs LA, una de las tantas organizaciones presentes. López, como muchos otros en la marcha no trabajan en LAX, pero se hicieron presentes para apoyar a los trabajadores.

“Lo que les perjudica a los trabajadores, nos perjudica a todos en la comunidad”, explicó López.

Otras organizaciones presentes fueron OccuFly, la asociación de asistentes de vuelo, el sindicato SEIU, WW.A77 y Moveon.org entre otras.

Hace años, el Concejo municipal aprobó una ordenanza de condiciones de trabajo decente, explicó Holter, pero dicha ordenanza está siendo ignorada. La activista explicó que el martes pasado hubo una reunión con líderes de la ciudad, entre los que se encontraba el alcalde Antonio Villaraigosa y que la congresista Janice Hahn había ordenado una investigación sobre las condiciones laborales en LAX.

Los activistas coincidieron en que si esta marcha no producía los resultados esperados, el próximo paso sería realizar una huelga.