Solución práctica a crisis de indigencia

Programa de Skid Row busca acabar con el problema para el 2015
Solución práctica a crisis de indigencia
El proyecto habitacional Olympia provee hogar para indigentes de Skid Row.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

A Paul Mitchell tener una llave le ha cambiado la vida. Esa llave no sólo abre la puerta de su apartamento, sino del futuro de su vida. Por 20 años, Mitchell estuvo en condición de indigencia debido a desequilibrios mentales que le hacían difícil mantener un trabajo e imposible pagar por un lugar propio.

Gracias al programa Home For Good que pretende acabar con la indigencia en Los Ángeles para el 2015, Mitchell ha logrado la estabilidad que necesita para buscar trabajo. Él es una de 3,137 personas que en el último año obtuvieron una vivienda permanente.

“Ahora ya tengo un lugar a donde dormir, a donde descansar. Ahora que tengo un lugar con una llave, me siento con fuerza para resolver otros problemas”, dijo Mitchell.

David Hamlin, portavoz de Home For Good, dijo estar satisfechos con los avances logrados por el programa, aunque reconoció que hay retos muy grandes que pueden convertirse en barreras para alcanzar la meta de eliminar la indigencia en el Condado de Los Ángeles. Uno de los retos principales es la falta de vivienda a precios asequibles.

Esta región es conocida como la capital estadounidense de los desamparados. Las autoridades federales estiman que hay alrededor de 51,000 personas sin un hogar estable, unos 20,000 de éstos son indigentes crónicos que han estado en la calle por más de doce meses consecutivos.

“Nosotros estaremos financiando algunos proyectos de vivienda para incrementar la cantidad de unidades disponibles… este es el mayor reto. Aún no hemos logrado que se involucren muchas ciudades del condado. Nos faltan socios”, aseveró Hamlin.

Un reporte presentado ayer por Home For Good indica que de las 88 ciudades que conforman el Condado de Los Ángeles, 81 no se han involucrado en su programa. Además, 15 agencias regionales de ayuda para indigentes tampoco han mostrado interés de unirse al mismo.

Barbara Poppe, directora ejecutiva del Interagency Council on Homelessness – agencia federal que tiene la labor de ayudar a los desamparados-, dijo que Home For Good es uno de los programas más exitosos a nivel nacional que cumple con la misión de la administración Obama de darle vivienda a quienes más lo necesitan.

“A nivel nacional, la cantidad de personas sin hogar ha disminuido en un 12 porciento… nosotros necesitamos que las comunidades se involucren y estamos viendo que aquí se está logrando”, dijo Poppe.

La agencia federal impulsa un nuevo concepto que aboga por dar vivienda a todas las personas y después obtener los servicios que requieren para tener una vida productiva. Anteriormente, la idea era que se le ofrecía vivienda sólo si la persona estaba dispuesta a entrar a programas de rehabilitación o a recibir tratamiento médico o psiquiátrico.

Este tipo de programa se está desarrollando en Los Ángeles y en otras cinco municipalidades de Estados Unidos.

Para Molly Rysman, de la organización Skid Row Housing Trust, este cambio no sólo humaniza a estas personas, sino también es económicamente razonable. Ella explicó que una persona en condición de indigencia cuesta alrededor de 40,000 dólares anuales a la ciudad, mientras que una persona con una vivienda que recibe servicios puede costar la mitad o hasta menos.

En el caso de Mitchell, quien vive en un proyecto habitacional de Skid Row Housing Trust llamado Olympia, su vivienda cuesta unos 3,000 dólares y unos 1,000 dólares en servicios.

“Cualquier persona que ha pasado por un evento traumático como ir al frente de batalla o que ha sufrido violencia intrafamiliar puede terminar como indigente. Es posible acabar con la indigencia si ayudamos a estas personas. Es posible y nuestra meta es el 2015”, acotó Rysman.