Francia alarga su racha

De manera convincente, los galos ponen a Alemania en su lista de víctimas

Francia alarga su racha
Florian Malouda (izq. en el suelo) anota el segundo tanto francés ante el arquero de Alemania, Tim Wiese, en el Estadio Weser de Bremen.
Foto: EFE

BERLÍN (EFE).- Una gran Francia, comandada por Mathieu Valbuena, se impuso ayer con justicia a Alemania en un amistoso en Bremen (1-2) en el que, después de un primer tiempo relativamente parejo, los galos tomaron el control del compromiso y mostraron por qué llevan 18 partidos sin perder.

Ambas selecciones jugaron sin figuras claves, pero Francia exhibió más imaginación en un partido que no estuvo al nivel de otros clásicos entre las dos potencias.

El cuadro galo se puso en ventaja en el 21′ por medio de Olivier Giroud, que marcó desde corta distancia para coronar un contragolpe conducido por la derecha por Matthieu Valbuena.

El partido era bastante parejo, con una posesión de pelota repartida casi por partes iguales.

Francia se mostraba muy bien parada en defensa, mientras que Alemania trataba de llegar, sobre todo por la banda derecha.

Ya en la primera parte los alemanes tuvieron tres ocasiones claras para el empate.

Miroslav Klose se encontró dos veces, en el 32′ y en el 41′, con buenas paradas de Lloris.

Y en el 34′ fue el poste el que devolvió al campo un remate de cabeza de Holger Badstuber.

Francia, por su parte, seguía llevando peligro a través de jugadas de contragolpe.

Alemania no pudo continuar en la segunda parte la andanada ofensiva del final de la primera en buena parte porque Francia logró tomar el control del centro del campo y hacer que el partido se jugara más cerca de la portería de Tim Wiese que de la portería de Lloris.

Alemania perdía muchos balones cerca del medio campo y Francia llegaba más y eso terminó traduciéndose en el marcador cuando, en el 69′, Florian Malouda hizo el segundo desde corta distancia tras recibir un centro desde la banda derecha.

Alemania llegó poco en toda la segunda parte pero la primera llegada clara, ya en las postrimerías del encuentro, trajo el descuento, logrado por Cacau a puerta vacía ante un centro de Thomas Müller desde la derecha.

Francia no ha perdido desde que cayó 2-0 ante España el 3 de marzo de 2010.