Lucha por su gente

Rosa Posada, entregada a la labor comunitaria

Lucha por su gente
Rosa Posada
Foto: Suministrada

Lo que a Rosa Posada la hizo retomar el liderazgo y activismo -que había dejado en su natal Guatemala- fue la advertencia de riesgo en la que muchos de sus paisanos estaban en este país.

Mederith Brown, abogada de migración, que conocía de su trayectoría de lucha y la llamó hace siete años para decirle que había 250 mil órdenes de deportación de guatemaltecos que no calificaban para asilio político.

“Me dijo: ‘te lo digo para ver qué puedes hacer, conozco tu liderazgo, sé que eres mujer de lucha”, recordó Posada. “Le pedí mucho a mi padre Dios que me iluminará y así fue”.

Brown supo elegir a la líder correcta. Posada había ganado el primer caso de asilo político en este país, después de los acuerdos de la firma de paz de 1996 en su país.

Posada había fundado Fraternidad Cotzumalguapa para ayudar la gente de su pueblo, en Guatemala, en términos de educación y salud. Dejó ese proyecto para darse a la tarea de recaudar firmas. Lograron recaudar 30 mil y así nació la Unión de Guatemaltecos Emigrantes (UGE), la cual preside Posada.

A través de UGE entregaron al Congreso de Guatemala las firmas y nace ley del Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala (Conamigua), que brinda protección a los migrantes en este país.

De manera paralela, surgen los movimientos en Los Ángeles para buscar una reforma migratoria y la UGE, se une a las marchas multitudinarias.

Posada retomó el activismo y su lucha se encausó nuevamente por los necesitados, aunque en condiciones diferentes a las de su país.

Su labor es ayudar a las familias guatemaltecas que enfrentan la separación familiar, y las pone en contacto con algunos de los mejores abogados de migración.

Desde hace un año, cada martes por la noche, en la oficina de la UGE tiene reunones para organizar y coordinar a nuevos grupos comunitarios.

El año pasado también creó la Coalición de Mujeres por los Derechos Humanos de los Inmigrantes, que aboga en defensa de las madres y los niños que se enfrentan a ser separados debido a las deportaciones. Lograron reunirse con la congresista de California Judy Chu, a quien le entregaron 1,300 firmas en solicitud de mantener a las familias unidas.