Protestan por futuros despidos en AA

Mientras ayer en Nueva York los representantes de American Airlines (AA) trataban de convencer al gobierno federal que la empresa necesita la protección de la bancarrota para "reestructurar" la empresa, los empleados en Los Ángeles y en otras 12 ciudades demostraron públicamente su descontento por los posibles despidos de casi la mitad de los trabajadores.

Empleados realizan piquetes en contra de la poítica de AA.
Empleados realizan piquetes en contra de la poítica de AA.
Foto: AP

Mientras ayer en Nueva York los representantes de American Airlines (AA) trataban de convencer al gobierno federal que la empresa necesita la protección de la bancarrota para “reestructurar” la empresa, los empleados en Los Ángeles y en otras 12 ciudades demostraron públicamente su descontento por los posibles despidos de casi la mitad de los trabajadores.

La compañía dueña de American Airlines, AMR Corp., sometió los últimos reportes económicos ante una corte federal argumentando que en enero perdió 234 millones de dólares y que necesita permiso para “reestructrurar”, lo que significa el despido de 13,000 empleados, reducción salarial, recorte de beneficios del resto de empleados y transferir la administración de las pensiones al gobierno federal.

Steve Marr, trabajador de mantenimiento de American Airlines en Los Ángeles y representante del sindicato Transport Workers Union AFL-CIO Local 502, explicó que en noviembre del año pasado la compañía se declaró en quiebra a pocos días de que alcanzaron un acuerdo tentativo colectivo.

“Estamos aquí porque no consideramos que sea justo que sin ningún aviso y con más 4,000 millones de dólares en efectivo y con créditos aprobados para los próximos 10 años, AA se declare en bancarrota”, dijo Marr, protestando en las afueras de la terminal cuatro del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX).

“Ahora nos están diciendo que nos quieren quitar la pensión y todos nuestros beneficios y subcontratar la mitad de nuestros trabajos”, agregó.

En el 2003, los trabajadores aceptaron un recorte del 33% en los beneficios para evitar que la empresa se fuera a la bancarrota.

En un comunicado oficial, AA aseguró que necesita la reestructuración para mantenerse competitivos a nivel mundial.

Los costos de la reestructura ascienden a 155 millones de dólares en gastos relacionados con el financiamiento de las aeronaves y 15 millones de dólares en gastos legales. Sin estos gastos, la compañía hubiera perdido 64 millones de dólares, provenientes principalmente de la pérdida de valor de los aviones.

AMR Corp. se vio obligado a someter sus estados financieros ayer a la corte federal de bancarrota, los cuales revelan que los ingresos fueron de 2,030 millones de dólares. Los gastos principales fueron 601 millones de dólares de salarios y beneficios, y 704 millones de dólares de gasolina.

AA pidió protección a través de la bancarrota el 29 de noviembre del 2011. AMR Corp. informó que los balances de las cuentas de enero ascienden a 4,900 millones de dólares en efectivo e inversiones a corto plazo. Desde que se declaró en bancarrota la empresa mantiene 4,000 millones de dólares en efectivo.

Todos esos millones de dólares en ganancia que la empresa tiene en efectivo y los intentos de despedir a la mitad de los trabajadores han unido a los empleados. No sólo a los que dan mantenimiento, sino también a quienes muy elegantemente atienden a los pasajeros de las aeronaves.

Steve Jacobs, quien atiende a los clientes en el vuelo de Nueva York a Los Ángeles, dijo que le molesta mucho la forma en que están siendo tratados y que apoya la protesta de los empleados de mantenimiento que podían perder sus trabajos.

“Mientras espero a que venga el autobús (para llevarlo a su hotel a descansar) voy a ser útil y a cargar este cartel”, dijo Jacobs, quien sin ninguna pena levantaba un cartel que leía: “Derechos de los trabajadores; Derechos humanos”.

Uno de los empleos que estaría en peligro sería el del nicaragüense Walter Paiz, quien por 23 años ha brindando servicios en la rampa de AA en LAX. Su trabajo incluye limpieza de aviones, cargar y descargar maletas y llenar el tanque de gasolina.

“Hemos entregado toda la vida trabajando para esta empresa, sirviéndole a la empresa y a los pasajeros y ahora nos dicen que nos quieren quitar el trabajo, y quienes se queden perderán la pensión y los demás beneficios. No me parece justo. Por eso estamos aquí, dejándole saber al público que AA quiere quitarnos el trabajo y enviarlo a otro país”, manifestó Paiz.

Entre los planes de AMR Corp. está contratar a empresas en China y Sur América para darle mantenimiento a los aviones.