‘Gabo’ cumple años

Gabriel García Márquez celebra hoy su 85 aniversario
‘Gabo’ cumple años
Gabriel García Márquez (foto de archivo) reside en México desde hace unos años.
Foto: EFE

García Márquez, el mago, el nobel colombiano que hipnotizó al mundo con sus historias desde un pueblecito del Caribe, cumple hoy 85 años. Y, para celebrarlo, su libro más emblemático, Cien años de soledad, está disponible a partir de hoy en formato digital, anunció la casa editorial Random House Mondadori.

El lanzamiento de la novela en este formato en España, Europa, Estados Unidos y América Latina en su lengua original, coincide con el 85 cumpleaños del escritor.

La editorial señaló ayer en un comunicado que el ciberlibro estará disponible en distintas plataformas y librerías digitales de España, Europa, Estados Unidos y América Latina en su lengua original, español.

Además, se cumplen 45 años de su publicación. Cien años de soledad, que ha sido traducida a casi todas las lenguas del mundo, está considerada por el propio García Márquez como su obra “mítica” pero no la más importante, porque ese honor se lo reserva a El amor en los tiempos del cólera.

Nacido en Aracataca, en la costa caribe de Colombia, el seis de marzo de 1927, Gabriel García Marquez “Gabo” vive en México desde hace varias décadas y lleva tiempo sin escribir, tras haber padecido una grave enfermedad.

Pero, desde su primera novela, La hojarasca, publicada en 1955 -antes había escrito cuentos y algunos los publicó en El Espectador-, hasta su última y breve novela, Memoria de mis putas tristes, de 2004, e incluso ese librito que salió en 2010 con sus textos escritos para leerlos en público, Yo no vengo a decir un discurso, García Márquez ha conseguido hacer gozar a sus lectores con la música de sus palabras en medio de un mundo hostil y gris.

Con El coronel no tiene quien le escriba, El funeral de Mamá grande, La increíble historia de la cándida Eréndira, El otoño del patriarca, Crónica de una muerte anunciada, Del amor y otros demonios, Noticias de un secuestro o el primer volumen de sus memorias, Vivir para contarlo, García Márquez ha hipnotizado a sus lectores desde la primera página.

Una escritura de mago porque, como ha explicado en muchas ocasiones, “la escritura es un acto hipnótico”; el escritor dice que debe conseguir que el lector no despierte.

Alimentado en sus primeros tiempos por Hemingway y Faulkner y por el resto de los escritores del sur de Estados Unidos, en los que vio mucha concomitancia con su pueblo bananero de Aracataca, el autor de Relato de un náufrago encontró en su infancia y en toda su vida el mejor material para su literatura.

La cultura popular, las mujeres de las que siempre estuvo rodeado desde pequeño y las historias de sus abuelos -García Márquez se crió con los maternos (Tranquilina y el coronel Márquez Mejía) hasta los ocho años, cuando conoció a su madre, Luisa Santiaga- han alimentado el corazón de este poeta de la prosa que ha conseguido traspasar todas las fronteras con su verbo torrencial con sabor a trópico y a música y su declarado compromiso político y social. Siempre ha sido un gran mediador, aunque algunos no le perdonen (entre ellos Mario Vargas Llosa, además de por otros desencuentros personales) su relación con Fidel Castro.

Pero es que, como explica la biografía sobre García Márquez y autorizada por él escrita por el británico Gerald Martín, “Gabo no es un lacayo de los políticos, pero la amistad para él es sagrada, como la lealtad y la coherencia”.

La celebración del cumpleaños de García Márquez no terminará hoy, porque este año está lleno de conmemoraciones pues también se cumplen 30 años de que la Academia sueca le entregara el Premio Nobel.

Mientras, su agente literaria y amiga, la española Carmen Balcells, aseguró ayer que el escritor está “un poco pachucho [alicaído]” de salud.

“‘Gabo’ está un poco pachucho, y yo a veces lo atribuyo a que nos hacemos mayores”, afirmó Balcells, de 81 años, en una entrevista con la cadena de radio colombiana Caracol.

Balcells, que ha sido agente literaria de otros cinco ganadores de los Premios Nobel de Literatura (Pablo Neruda, Miguel Ángel Asturias, Camilo José Cela, Vicente Aleixandre y Mario Vargas Llosa), confió a Caracol Radio que en su dormitorio tiene, junto a las fotos de su hijo, sus nietas y su difunto esposo, un retrato de García Márquez.

“Tengo una fotografía de ‘Gabo’, pero la tengo por la mirada de nostalgia que transmite esa fotografía, que es la mirada con la que yo lo recordaré siempre; nada me lo recordará tanto como esa fotografía llena de nostalgia”, explicó.