Condón requerido en porno

Ayer entró en efecto ley, aunque no se sabe cómo se podrá regular

Condón requerido en porno
Un cartel que promueve el uso del condón de la AHF, fundación que logró la norma sobre las películas pornográficas.
Foto: Ciro Cesar/La Opinión

El sexo sin protección en la industria porno está prohibido en Los Ángeles. Ahora sus actores deben usar condón en las películas grabadas en esta ciudad para evitar la propagación de enfermedades venéreas.

Como escenario del 90% de las filmaciones para adultos en este país, Los Ángeles representa una victoria clave para la campaña que lucha por extender al resto del condado la práctica del “sexo seguro” entre los artistas eróticos.

La multimillonaria industria, por su parte, sigue amenazando con empacar y operar en otro lugar que no “censure” sus actividades.

“Es un hito para la seguridad de los actores porno de California”, expresó Ged Kenslea, vocero de la Fundación AIDS Healthcare, que lucha para que los votantes decidan en noviembre próximo si esta norma sanitaria debe aplicarse en todo el condado.

A tres meses de que se cumpla el plazo (5 de junio), el organismo ha recolectado más del 50% de las 232,153 firmas que necesita para colocar la iniciativa en la boleta electoral.

La medida requeriría a las productoras de películas con clasificación triple equis obtener un permiso del Departamento de Salud Pública del condado, sujeto al uso del condón en las grabaciones. La ciudad de Los Ángeles lo exige desde ayer como condición para conseguir un permiso de rodaje, aunque cómo se cerciorarán las autoridades de que se cumpla la condición queda aun por definirse (la fiscalía y la industria de porno tienen todavía cuatro meses para desarrollar un plan).

Algunos de los proveedores más destacados de filmes para adultos, como Vivid y Evil Angel, no han dejado de considerar abandonar la “Capital de la Pornografía”, como también se conoce a Los Ángeles. De hecho, el que la votación del Cabildo en enero pasado coincidiera con una convención erótica en Las Vegas, abrió la posibilidad de irse a la “Ciudad del Pecado”.

El posible éxodo ha sido tomado con seriedad por la ciudad de Simi Valley, que ya prepara una norma similar a la de Los Ángeles. La Fundación AIDS Healthcare afirma que esta propuesta esconde otro objetivo: impedir que llegue la industria a su territorio. “En Simi Valley son muy anti-porno. Nosotros no estamos en contra de la pornografía, creemos que es un negocio legítimo, sólo queremos que cumplan con ciertos requerimientos sanitarios”, aclaró Kenslea.

Free Speech Coalition, que representa a las distribuidoras de películas para adultos, advierte que el uso de preservativos disminuirá el éxito de las regulaciones sanitarias existentes. “El gobierno se está entrometiendo en cómo hacemos las películas y nuestra expression artística”, dijo Diane Duke, su directora ejecutiva.

Las estadísticas del Departamento de Salud Pública del condado ponen en duda la efectividad de las acciones para prevenir el contagio de enfermedades venéreas entre los actores porno. De 2003 a 2007, la dependencia documentó más de 2,000 casos individuales de clamidia y 965 de gonorrea y al menos 25 casos de VIH desde 2004.