Cierre de plantas favorecerá mejor uso de terrenos

Vecinos esperan que el futuro uso del terreno de las plantas eléctricas a base de carbón sea en favor del bienestar y provecho de la comunidad

El alcalde de Chicago Rahm Emanuel durante una reunión conmemorativa por el cierre de las plantas de electricidad a base de carbón.
El alcalde de Chicago Rahm Emanuel durante una reunión conmemorativa por el cierre de las plantas de electricidad a base de carbón.
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

CHICAGO. – Una semana después de anunciarse la decisión de la compañía Midwest Generation de cerrar a finales de 2012 la planta de electricidad a base de carbón Fisk, ubicada en el barrio de Pilsen, y en 2014 la planta Crawford, en el barrio de La Villita, la pregunta del millón es ¿qué pasará con los terrenos que actualmente ocupan esas plantas?

En una reunión informal y de carácter celebratorio realizada en un conocido restaurante mexicano en el vecindario de Pilsen el pasado 3 de marzo, activistas comunitarios, grupos ambientalistas, organizaciones comunitarias, políticos y residentes del barrio recibieron la visita del alcalde Rahm Emanuel, quien al dirigirse a la audiencia dejó en claro que dentro de sus prioridades estaba el velar por la salud de los vecinos y asegurarse de que los trabajadores de las plantas tengan un futuro.

“Muchos de los trabajadores se van a mover a otras plantas de la misma compañía. Por otro lado, va a haber una fundación que va a dar recursos para poder hacer algo con ese terreno. No queremos que sea simplemente una planta abandonada sino que en ese espacio se produzcan más recursos y dinero. Y por parte de la Ciudad se estará ayudando en dar empleo a trabajadores de construcción y a los que tengan destrezas especiales en realizar sus labores”, declaró el alcalde a la audiencia.

“Hoy es la victoria de un proceso, pero también marca el comienzo de otro proceso en el cual buscaremos que exista viabilidad y que la toma de decisiones sea de beneficio para la comunidad”, señaló Emanuel.

El concejal Daniel Solis (D-25) dijo a La Raza que por el momento “lo principal es estar seguro de que limpien bien esa área. Hay varias cosas en mente como hacer más áreas verdes o algún tipo de negocio o fábrica que no contamine, que traiga negocios y trabajos. Tenemos muchas opciones, para ello cuento con el apoyo de la comunidad y de los grupos comunitarios y ambientalistas que hicieron posible este gran logro”.

“Este es un ejemplo de lo que pasa cuando la gente está organizada, expresa su voz con poder y hace la diferencia en su comunidad”, comentó Lisa Madigan, procuradora general de Illinois.

Para el concejal Joe Moore (D-49) esta fue una noticia fantástica. “Esto comenzó hace 10 años, fue una campaña fuerte y se ha dado porque la gente ha perseverado en la lucha para cerrar estas plantas y proteger así a sus comunidades. El beneplácito es de todos, no olvidemos que el mismo aire que la gente respira en Pilsen es el mismo aire que la comunidad de Rogers Park respira”, indicó Moore.

LA VOZ DE LAS ORGANIZACIONES

Por su parte, Jerry Mead-Lucero, organizador comunitario de la organización ecologista PERRO, dijo a La Raza que si algo tiene claro es que “los residentes no quieren que en esos terrenos se construyan condominios para los ricos, porque eso sólo empujaría a que la gente se mueva a otros vecindarios. Buscamos que esos espacios beneficien a la comunidad y vamos a trabajar para que eso suceda”.

“El alcalde va a recibir la opinión de expertos y de las organizaciones comunitarias que han formado parte de la coalición de Energía Limpia a fin de que participemos en la búsqueda de soluciones”, indicó Nelson Soza, director ejecutivo de la organización ecologista Alianza de Pilsen.

Existe un concilio conformado por cinco miembros que son la Alianza de Pilsen, PERRO, LVEJO, Midwest Generation y la agencia Pilsen Neighbors, esta última por invitación de la mencionada compañía.

“Estos cinco grupos en algún momento van a constituirse en diez y su misión será prestarle ayuda a dicha compañía cuando se analicen propuestas sobre el futuro uso del terreno. Asimismo, este concilio le va ayudar a distribuir el apoyo económico que le ha dado a la comunidad, que el año pasado fueron más de 560,000 mil dólares. Nosotros queremos que la compañía considere al concilio a la hora de tomar esas decisiones”, expresó Soza.

“Hasta el momento no hay claridad sobre el plan que el alcalde tiene, lo que sí se sabe es que él se está comprometiendo con la limpieza del terreno y a los diferentes grupos tanto comunitarios como del medio ambiente, salud y desarrollo les va a pedir sus opiniones sobre el futuro de ese terreno”, resaltó.

Salvador Zavala, de 56 años y originario de Guanajuato (México), es residente de Pilsen desde hace más de 20 años. Para él, saber que pronto dejarán de tener una planta de carbón en su barrio ha sido una excelente noticia. “Los problemas asmáticos de mi nieto van a disminuir y el costo de las propiedades va a subir su valor”, dijo.

“Hasta que hicieron caso al pueblo. Esperemos que el barrio siga mejorando, este es un gran paso dado por las autoridades gracias a la perseverancia de la comunidad y de las organizaciones comunitarias y pro medio ambiente”, destacó María Rico, residente de Pilsen.