‘Culés’ en la controversia

La junta directiva de la Federación Española de Futbol (RFEF) cerró ayer la discordia sobre el estadio que albergará la final entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona que se celebrará en el Vicente Calderón el 25 de mayo.

‘Culés’ en la controversia
Guardiola trató de calmar ayer las aguas al señalar que no tiene sentido quejarse de los árbitros
Foto: EFE

MADRID, España (EFE).- El escenario de la final de la Copa del Rey y las actuaciones arbitrales tienen al Barcelona en el centro de la polémica futbolística en España en una temporada en la que la lucha por el título de Liga sigue ceñida al club azulgrana y al Real Madrid, líder con 10 puntos de ventaja.

La junta directiva de la Federación Española de Futbol (RFEF) cerró ayer la discordia sobre el estadio que albergará la final entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona que se celebrará en el Vicente Calderón el 25 de mayo.

La junta eligió la casa del Atlético de Madrid, con 51 mil localidades, por 22 votos a favor frente a 14 para La Cartuja de Sevilla. Era la opción azulgrana, mientras el Athletic se inclinaba por la que fue desechada.

Los directivos tomaron su decisión con independencia de la posibilidad de que el Barcelona alcance o no la final de la Liga de Campeones, prevista en Munich el 19 de mayo.

El portavoz de la junta, Jorge Carretero, dijo que la RFEF asume los posibles perjuicios que pueda causar la fecha del 25 de mayo a la preparación de la selección española para la Eurocopa 2012.

La primera opción del Athletic y del Barsa fue el Santiago Bernabéu, pero el Real Madrid se negó a cederlo con el argumento de que iba a realizar en esas fechas obras de remodelación.

En el otro frente de conflicto, el Barcelona no asistió ayer a la junta de la RFEF como señal de protesta por la denuncia del Comité Técnico de Árbitros (CTA) al Comité de Competición por unas declaraciones del defensa central Gerard Piqué.

Piqué dijo que el colegiado Velasco Carballo le mostró la roja de forma “premeditada” en el partido de Liga del sábado ante el Sporting de Gijón, acusación que originó después la denuncia del CTA.

El portavoz del Barcelona, Toni Freixa, declaró el lunes que Rosell considera que el tema arbitral “pinta a peor”.

La disputa por los árbitros suscitó duros titulares de la prensa deportiva catalana. “¡Estalla la guerra!, tituló “Sport” en portada, mientras “Mundo deportivo” se inclinó por “El Barsa pasa al ataque”.

Guardiola trató de calmar ayer las aguas al señalar que no tiene sentido quejarse de los árbitros, ya que el único camino para ganar títulos es jugar cada día mejor.