Una labor ‘especial’

Mónica Alcantar ayuda a niños con limitaciones
Una labor ‘especial’
Mónica Alcantar
Foto: suministrada

El progreso de una persona con limitaciones, físicas o mentales, es un logro que Mónica Alcantar celebra de corazón.

“Es mi trabajo pero también es la gran oportunidad de ayudar a la gente más ‘especial’ de la comunidad”, expresa Alcantar, directora del Centro AbilityFirst (abilityfirst.org), con sede en Pasadena, una organización no lucrativa que provee servicios a personas con padecimientos como autismo, parálisis cerebral y Síndrome de Down.

El centro fue establecido en 1926 y desde entonces se han abierto 24 más en el Sur de California donde se ofrecen programas recreativos que permite a sus miembros ser más sociables y llevar una vida más allá de sus discapacidades o limitaciones.

“Nuestra misión es ayudar a estos niños de 5 a 22 años de edad, a desarrollar todo su potencial para que tengan una mejor calidad de vida”, expresó. “Pero vemos más allá de las discapacidades que puedan tener”

El trabajo de Alcantar como directora no sólo consiste en lograr la efectividad de los programas, sino en traer mayor apoyo a la institución, que beneficie a niños especiales que radican en comunidades donde el 90% de sus habitantes son latinos.

Una iniciativa que implementó para traer más recursos al centro fue crear la campaña Padrino, con la cual una familia o persona “apadrina” a un niño especial con un donativo. “Con este apoyo a los niños se les da la oportunidad de construir una mejor vida y dominar las habilidades sociales que necesitan para hacer una transición con éxito a su vida adulta”, con el fin de “lograr una vida digna” comentó.

Alcantar creció en el Este de Los Ángeles, lugar donde sus padres han vivido desde que emigraron de Aguascalientes, México, en busca de una mejor vida.

“Ellos son mis mentores, mi inspiración”, dijo. “Me transmitieron la importancia de la educación, pero me enseñaron que lo más importante es la determinación y el trabajo duro para salir adelante”.

Esa misma determinación la aplica en su vida personal y en la profesional. Su espíritu de positivismo lo transmite y contagia a las personas con las que trabaja, y sobre todo a los niños y jóvenes especiales. “Para mí ha sido muy importante regresar a mi comunidad a trabajar”, comentó. “Conozco a mi gente y servirla me da una gran satisfacción”.