Batalla académica

Blanca Dueñas exige mejoras en las escuelas

Blanca Dueñas
Blanca Dueñas
Foto: suministrada

Cuando su primogénito llegó a la universidad, Blanca Dueñas se dio cuenta que la educación académica de su hijo estaba muy por debajo de la deseada.

Por más que lo intentó, comentó, el nivel de conocimiento académico de su hijo no lo ayudó a cumplir con las demandas escolares y no pudo graduarse.

Desde entonces, la originaria de la Ciudad de México se ha dedicado a mejorar la educación en Boyle Heights, donde ella reside.

“La educación tiene que ser de mejor calidad”, afirmó. El excesivo número de alumnos por clase es “un factor” muy importante “por el que muchos no se pueden graduar y los que llegan a la universidad no rinden”, afirmó.

Su mayor logro fue la creación del Centro Educativo Felicitas y Gonzalo Méndez, el primer plantel en su vecindario construido en los últimos 80 años.

“Se puede decir que técnicamente yo fue la líder. Gracias a Dios que aquí está la escuela. Fue un trabajo muy duro pero que al final dio frutos”, dijo orgullosa.

Este gran paso logró que el alto número de estudiantes en las aulas de la preparatoria Roosevelt disminuyera.

También ayudó a cambiar lo que ella llamó “un plan de disciplina muy feo” y que consistía en castigar a los estudiantes con limpiar las calles por llegar tarde o no llevar la tarea.

Otra realidad que espera cambiar es el conocimiento de los maestros locales.

“Tenemos que capacitar a nuestros maestros que no están al día con la tecnología. Siento que el distrito necesita monitorear a sus maestros… Si más de la mitad de la clase está mal, el maestro es el que está mal, pero el sindicato de maestros está muy fuerte. Uno no puede hacer nada”, comentó Dueñas frustrada.

A la madre de cinco hijos y abuela de cuatro, también le gustaría que hubiera más clases electivas que estuvieran vinculadas con diversas profesiones para motivar a los estudiantes a permanecer en la escuela.

“Para el éxito de un estudiante hay un triángulo: los estudiantes, los padres y los maestros”, dijo.

Dueñas, de 54 años, cree que trabajando en equipo es como ella y otros padres podrán exigir cambios al sistema educativo. “Aunque no soy estudiada, me siento realizada por lo que he ayudado a otros”, dijo agregando que a pesar de que no pudo ser doctora como a ella le hubiera gustado, ahora quiere ir a la escuela a tomar clases de inglés.