Las pandillas hacen tregua

Las pandillas salvadoreñas Mara Salvatrucha y Mara18 han acordado una tregua entre ellas

SAN SALVADOR (AP) .- Las pandillas salvadoreñas Mara Salvatrucha y Mara18 han acordado una tregua entre ellas, dijo el obispo castrense Fabio Colindres, y aseguró que no ha habido una negociación entre el gobierno o la Iglesia y estos grupos criminales.

Colindres dijo en conferencia de prensa que sostuvo reuniones en la cárcel con líderes de las pandillas, quienes le expresaron su voluntad de “tener entendimientos entre ellos”.

Las autoridades han reconocido que los pandilleros siguen ordenando asesinatos y otros crímenes desde las cárceles.

La polémica sobre supuestas negociaciones entre el Gobierno y las pandillas surgió luego del traslado de 30 reos de alta peligrosidad de la cárcel de máxima seguridad en Zacatecoluca, conocida como “Zacatraz”, a otros penales.

Entre los trasladados se encuentran algunos de los pandilleros considerados por las autoridades como algunos de los más peligrosos del país.

El prelado castrense admitió también haber abogado ante el ministro de Justicia y Seguridad Pública, general David Munguía Payés, por algunos reos con severos problemas de salud que purgan sus penas en Zacatraz.

Pero afirmó que “la Iglesia jamás pidió vulnerar el sistema legal” para favorecer a los pandilleros a cambio de que bajen el indice de homicidios en el país.

“Nunca hablamos de una negociación entre el Gobierno y las pandillas, ni entre la Iglesia y pandillas, estábamos mediando en un entendimiento entre líderes de pandillas rivales, para frenar la violencia, para que, a través del diálogo entre ellos, pudiéramos lograr la paz anhelada por todos”, manifestó.

Sin dar detalles de las reuniones ni revelar nombres, Colindres dijo que junto al excomandante guerrillero Raúl Mijango, en representación de la sociedad civil, sostuvieron varias reuniones con los pandilleros en diversos penales del país.

“Nosotros solo hemos sido testigos de un deseo de tener entendimientos entre ellos [las pandillas] y eso es lo que hemos visto, fruto de eso es todo lo que hemos logrado constatar, y es lo que hoy estamos viendo reflejado en los índices delincuenciales”, agregó.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios del país, están conformadas por unos 20 mil jóvenes y adolescentes. Alrededor de 5,700 están presos, según cifras policiales.