Familia dominicana cuestiona a Fiscalía de Manhattan

Pedirán la intervención del Departamento de Justicia en el caso de John Collado quien murió a manos de un policía encubierto que fue exonerado.

Nueva York.- La familia de John Collado, un dominicano que murió en Nueva York en 2011 a manos de un policía encubierto, que fue exonerado por un gran jurado, pedirá la intervención en el caso del Departamento de Justicia de EEUU.

La esposa, cinco hijos, su nieto y su sobrina manifestaron ayer en una conferencia de prensa su desacuerdo con la decisión del gran jurado, dada a conocer el pasado viernes, y cuestionó el trabajo realizado por la Fiscalía de Manhattan, que llevó a que el policía no fuera procesado en los tribunales por la muerte de su familiar.

“Quiero que se revise todo el caso, que se haga una investigación ardua que no creo se hiciera en su momento y, si se hizo, no se presentó como debía”, dijo a Efe la esposa del fallecido, Amarilis Collado.

En su opinión, las autoridades locales “no quieren admitir que no están haciendo el caso como les corresponde, basado en las leyes, no en nosotros, no en el pueblo o en la policía”, al tiempo que el caso de su esposo “ha sido manipulado”.

Por ello, insistió en que la familia continuará luchando, “porque estamos basados en la razón, no en sentimientos”.

Previo a la conferencia de prensa Collado se reunió con la fiscal que presentó el caso al gran jurado, acompañada del concejal Ydanis Rodríguez, dominicano, y el abogado de la familia, Patrick Brackley, porque querían una explicación sobre las pruebas que se utilizaron en el caso.

Sobre esa reunión, detalló que no se les dio mucha explicación y que no están satisfechos con el resultado del encuentro.

John Collado murió el 6 de septiembre del año pasado en un confuso incidente cuando se enfrentó a un hombre que creía que estaba asaltando a un vecino suyo, de acuerdo con la familia.

Según varios testigos, el hombre nunca se identificó como policía antes de disparar contra Collado, a quien hirió en el abdomen y que murió poco después en un hospital.

La policía sostiene que el agente encubierto estaba en un operativo antinarcóticos pero hoy el abogado de la familia, Patrick Brackley, cuestionó el hecho de que hubiera estado sólo en ese tipo de trabajo.

Connelly fue acusado de homicidio y, de acuerdo con el documento legal presentado al gran jurado, disparó a quemarropa contra Collado, que tenía 43 años.

Amarilis Collado señaló durante la conferencia que acudía ante los medios “para decir cómo nos sentimos, qué pensamos y qué esperamos”.

“Nos sentimos dolidos porque las leyes deben estar basadas en la razón y no en la conveniencia. Pensamos que la evidencia fue manipulada y esperamos que quienes oigan del caso sepan que lo que pasó fue una injusticia”, dijo la mujer rodeada de su familia, abogado y los concejales Rodríguez y Jumaane Williams.

Los hijos y sobrina de Collado también hablaron con los medios para pedir “justicia”.

“Ni siquiera el presidente está por encima de la Ley”, dijo llorando su sobrina Banayc, quien lamentó que el policía “ande por las calles como si nada hubiera ocurrido”.

El abogado de la familia dijo además que el edificio frente al cual ocurrió el incidente tiene cámaras de vigilancia.

No obstante, señaló que al parecer partes del vídeo de lo ocurrido ese 6 de septiembre fueron borradas de acuerdo con lo que les informó el encargado del edificio.

Por su parte, el concejal Rodríguez afirmó que es hora de que haya cambios en la manera de actuar de la policía de Nueva York y recordó una serie de casos ocurridos en la ciudad en que varios neoyorquinos murieron a manos de agentes, como el de Anthony Báez (1994) y Amadou Diallo (1999).

“No hay duda en que tenemos que hacer cambios en la forma en que la policía actúa”, sostuvo y destacó que el Departamento de la Policía de Nueva York “está en la mirilla” por la forma en que algunos de sus oficiales usan la fuerza, quienes “no representan a la totalidad de los hombres y mujeres que hacen bien su trabajo”.