No a reducción de las tropas

El presidente Barack Obama ha iniciado una retirada de tropas que dejaría el contingente en 68,000 soldados hacia el otoño.

No a  reducción de las tropas
El general John Allen dijo que no debería haber una reducción en el número de soldados norteamericanos en Afganistán.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C. (EFE).- El jefe de las tropas estadounidenses en Afganistán, el general John Allen, dijo ayer que cree que no debería haber una reducción en el número de soldados norteamericanos en ese país en 2013.

El presidente Barack Obama, que en 2009 aumentó de 70,000 a 100,000 el número de soldados estadounidenses en ese país invadido en 2001, ha iniciado una retirada de tropas que dejaría el contingente en 68,000 soldados hacia el otoño.

Asimismo, Obama ha indicado que todas las tropas de combate de EE.UU. saldrán de Afganistán hacia fin de 2014 y que él prefiere hacer esa retirada de forma gradual y no de forma abrupta, lo cual implica la salida de contingentes a lo largo de 2013.

“En mi opinión necesitaremos una significativa fuerza de combate hasta el fin de 2013 y la de 68,000 es una cifra buena”, dijo Allen el Comité de Fuerzas Armadas del Senado. “Es mi deber darle al presidente un análisis en esta materia”.

El oficial añadió que no se han tomado decisiones sobre este asunto y que él no completará sus recomendaciones a Obama hasta que se complete la partida de los 23,000 soldados que quedan del refuerzo de 2010.

Los aspirantes a la candidatura presidencial republicana y miembros de ese partido en el Congreso han dicho que el presidente Obama no escucha los consejos de los mandos militares y que busca salir lo más pronto posible de una guerra que ha agotado a la opinión pública.

El presidente del Comité, el demócrata Carl Levin, de Michigan, se mostró escéptico hacia algunos aspectos de la estrategia del presidente Obama en Afganistán, en particular las versiones de que la Casa Blanca se conformaría con un contingente menor en las fuerzas de seguridad afganas.

Hasta ahora, Estados Unidos y sus aliados han indicado que trabajan para reclutar, capacitar y poner en operaciones un ejército y una policía afganas que cuente con 352,000 miembros, pero algunos países que han contribuido financieramente a la estabilización de Afganistán han señalado su renuencia a seguir pagando la cuenta de unos $4,100 millones por ese contingente.

Allen reconoció que los estudios hechos por los militares estadounidenses calculan que las fuerzas de seguridad afganas necesarias rondarán los 230,000 efectivos.

Levin calificó como “sensata por centavos y torpe por dólares” la reducción de esa fuerza, en el sentido de que tiene muy poco de sensata.