Reclaman tarjetas

El Torneo Preolímpico de la Concacaf ha sido un calvario para los jugadores de la selección mexicana, no tanto por la calidad de sus rivales sino por el castigo físico que han recibido.

Trinidad y Tobago, así como Honduras, mostraron una agresividad desmedida en contra de los integrantes del Tri , por lo que algunos de ellos piden que los árbitros sean más firmes a la hora de sancionar las faltas.

“Creo que el arbitraje en ese sentido debe de apretar más porque sí hay muchas patadas en nuestra contra”, comentó Miguel Ponce.

El jugador del Tri Sub-23 y de las Chivas, recordó que la violencia en el campo de juego ya le costó una baja al equipo mexicano, la de Néstor Calderón, quien sufrió una fuerte contusión en la pierna izquierda ante Trinidad y Tobago.

La recuperación de Calderón tardará una semana por lo es posible que el Preolímpico haya terminado para él.

“Tanta violencia puede lesionar a un compañero, como ya pasó con Néstor, pero bueno, nosotros venimos a jugar futbol y lo de las patadas no lo podemos evitar”, comentó Ponce.

El volante Javier Aquino es uno de los que más agresiones ha sufrido durante el Preolímpico de la Concacaf, por lo que pide a los árbitros mano dura en contra de los agresores.

“Yo creo que sí se debe cuidar más eso, pienso que con las tarjetas se podría controlar”.

“Creo que en los dos partidos que nos ha tocado jugar, los árbitros han dejado correr jugadas que deberían ser sancionadas con tarjeta, entonces eso hace que los rivales te metan otra patada y por eso pienso que los árbitros deberían ser más estrictos con las tarjetas”, comentó Aquino.

Aún así, los elementos del Tri muestran una gran madurez para afrontar la problemática de la violencia a la que son sometidos en el terreno de juego.

“No te puedes dejar enganchar, tienes que seguir concentrado en el juego y ser mentalmente muy fuerte para no reaccionar de una manera negativa ante las patadas”, sentenció Diego Reyes.

Jorge Enríquez señaló que sabían que se enfrentarían circunstancias de juego violento por parte de sus rivales.

“Eso es lo primero que nos pidió el profe [Luis Fernando] Tena, que mantengamos la calma, que no le reclamemos a los árbitros, que no contestemos agresiones, que no regalemos tarjetas por reclamarle al árbitro”, explicó el mediocampista.

“Sabíamos que las cosas serían así y estamos mentalizados para aguantar esas condiciones de juego y en ese sentido nosotros debemos ser muy disciplinados” puntualizó Enríquez.