‘Titanic’ resucita

Titanic volverá el 6 de abril a los cines de todo el mundo en versión 3D, coincidiendo con el centenario del hundimiento del mítico transatlántico
‘Titanic’ resucita
Kate Winslet (der.) ayer en Londres en el reestreno de la película en tres dimensiones.
Foto: EFE

LONDRES, Inglaterra.- Tras convertirse hace quince años en un fenómeno mundial, la película Titanic volverá el 6 de abril a los cines de todo el mundo en versión 3D, coincidiendo con el centenario del hundimiento del mítico transatlántico.

La historia de amor prohibido de sus protagonistas y la espectacular recreación del célebre accidente marítimo convirtieron Titanic en 1997 en la película más taquillera de todos los tiempos.

Su director, James Cameron, quiso ahora resucitar en tres dimensiones la película ganadora de once Oscar protagonizada por Kate Winslet y Leonardo Di Caprio, coincidiendo con el centenario del hundimiento del R.M.S Titanic, que se produjo el 15 de abril de 1912.

“Siempre he sentido que Titanic pertenece a la gran pantalla y su conversión en 3D es la forma para volverla a estrenar en cines y evocar la vida del barco con una mayor fuerza emocional”, explica el director.

El reestreno de la versión en tres dimensiones de la taquillera cinta reunió ayer en el impresionante auditorio Royal Albert Hall de Londres, con capacidad para 8,000 personas, a la mayor parte del equipo, a excepción de Di Caprio, que se encuentra en pleno rodaje de un nuevo proyecto.

Centenares de fans, la mayoría muy jóvenes, se congregaron alrededor de una gigantesca alfombra roja decorada con antorchas por la que desfiló Kate Winslet, la gran estrella de la noche, con un escotado vestido negro largo con mangas plateadas de pedrería de Jenny Packham.

La actriz, que al llegar abrazó cariñosamente al director James Cameron, reconoció entre risas que le resulta “extraño” verse en tres dimensiones, especialmente en las escenas que aparece desnuda.

“Aunque siempre fue bonita y maravillosa, en 3D es incluso más épica de lo que era”, explicó la actriz de 37 años, que considera “una gran idea” que toda una generación más joven pueda ver en cine la película que la consagró.

En 1997 Winslet era una actriz prometedora pero bastante desconocida que gracias a Titanic se convirtió rápidamente en una estrella del cine con seis nominaciones al Oscar y una estatuilla por The Reader.

Por su parte, James Cameron tampoco se quiso perder ayer el estreno en Londres tras su hazaña del pasado domingo, cuando consiguió llegar en un minisubmarino a la fosa de las Marianas, el punto más profundo del océano.

El director, que calificó de “surrealista” pasar en tan poco tiempo de las profundidades a una alfombra roja, reveló que desde que hizo unas pruebas en 2005 estaba convencido de que la película tenía que ser adaptada a tres dimensiones, aunque tenía que esperar el momento adecuado.

“No hay mejor momento que cuando se cumple el centenario del hundimiento del Titanic”, explicó.

Cameron, que asegura que hubiera rodado la película en tres dimensiones si en aquella época hubiera tenido la oportunidad, está considerado uno de los pioneros de esta técnica, en la que rodó la serie documental Ghosts of the Abyss en 2001.

Además, el 3D de su película Avatar le ayudó a superar a su anterior trabajo y a convertirse en la cinta más taquillera de la historia del cine.

La nueva versión de la película de más de tres horas de duración utiliza esta nueva tecnología para hacer resaltar, a través de la profundidad, sobre todo los momentos de más dramatismo, como cuando el gigantesco transatlántico comienza su hundimiento, que causó la muerte de 1,500 personas.

Sin embargo, este estreno, que pretende volver a arrastrar a las salas del cine a los que ya la vieron en su momento y a los que por edad nunca la han podido disfrutar en la gran pantalla, puede decepcionar, ya que no llega al nivel de sofisticación de las películas rodadas originalmente en ese formato.

Aun así, el esfuerzo técnico es impresionante y la de Titanic se trata de la mayor conversión hecha hasta hora con la manipulación de 295,000 fotogramas, un trabajo de 60 semanas que costó 18 millones de dólares y en el que han estado implicadas 300 personas.

El estreno coincide con otros actos de conmemoración del centenario del hundimiento, como el estreno de una serie en la televisión británica de cuatro episodios y la inauguración de un parque temático en Belfast (Irlanda del Norte) donde se construyó la emblemática aunque trágica embarcación.