Djokovic se consagra en Miami Ni inquieta a Djokovic

El tenista serbio Novak Djokovic no tuvo complicaciones para vencer por 6-1, 7-6 (5) a Andy Murray y se coronó ayer en el Masters de Miami.

Djokovic se consagra en Miami Ni inquieta a Djokovic
Djokovic parece dar gracias al cielo, mientras el público le ovaciona.
Foto: AP

CAYO VIZCAÍNO, Florida (EFE).- Novak Djokovic se adjudicó ayer su tercer título en el Masters de Miami al imponerse en la contienda final con un solvente 6-1, 7-6 (5) sobre Andy Murray.

Djokovic revalidó así el título del torneo, del cual salió campeón en 2007. Pete Sampras, con seis conquistas, es el tenista más laureado en Cayo Vizcaíno.

Djokovic se mostró muy seguro en su juego y apenas concedió a Murray una única oportunidad de lograr un “break point” en todo el partido, dando una imagen de por qué es el número uno del mundo actualmente.

Poco tiempo tardó Djokovic en romper el servicio de Murray, que logró salvar un punto de ruptura con dos saques directos consecutivos en el cuarto juego, pero nada pudo hacer con el empuje del jugador de Belgrado, que se puso irremediablemente con un 3-1.

Aguantar el ritmo que le pone Djokovic al juego es muy complicado, especialmente en una tarde calurosa como la vivida ayer en Cayo Vizcaíno, y Murray hacía lo que podía para responder al serbio.

Tres errores no forzados de Djokovic en el quinto juego pusieron a Murray cerca de romper el servicio de su rival, pero el favorito del torneo sacó lo mejor de su derecha para imponer un 4-1 definitivo para el primer set.

Y es que Murray, el único jugador del circuito que ha sido capaz de ganar en dos ocasiones a Djokovic desde que el serbio se hizo con el número uno de la ATP, en julio de 2011, no veía ayer la manera de doblegarle.

El tenista de Dumblane, que ya ganó a Djokovic en la final del Masters Series 1,000 de Miami en 2007, esperaba ampliar su racha particular con el serbio, al que había ganado cinco de sus últimos ocho enfrentamientos.

Sin embargo, en Miami no encontró el modo de batir a Djokovic, que llegó a la final del torneo sin ceder un set y jugó un tenis casi sin fisuras.