Le gusta ser ‘de la calle’ Sebastián Sidi presenta documental sobre su vida como músico callejero

Ser músico callejero no le ha impedido a Sebastián Sidi a seguir su sueño de triunfar

Le gusta ser ‘de la calle’ Sebastián Sidi presenta documental sobre su vida como músico callejero
Sebastián Sidi dedica su proyecto musical a su madre, fallecida de cáncer.
Foto: Sebastián Sidi

Sebastián Sidi es un músico “de la calle”. Ahí es donde ha cosechado su éxito, su público, sus seguidores y, prácticamente, toda su carrera artística.

Nunca esperó a que un promotor lo descubriera para hacerlo famoso. Ni jamás permitió que nada ni nadie interrumpiera su sueño de ser músico. Además, ahora es también productor de cine.

De hecho, ha producido un documental de su propia vida, donde narra la experiencia de ser músico de la calle y lograr el ideal de todo músico: pisar un escenario.

“Esto es, más que todo, para inspirar a otros músicos a que sigan su sueño”, dice el músico uruguayo. “Muchos creen que no se puede vivir bien si [no] alcanzan la fama. Les voy a demostrar que se puede”.

Sidi ha titulado su documental De la calle al centro del escenario y la conclusión de las grabaciones para este trabajo finalizarán con un concierto que ofrecerá mañana en el Downey Civic Theatre.

“Forma parte de este documental y me gustaría que la comunidad me acompañe”, expresa el músico que interpreta una combinación de música clásica con rock y new age.

Sidi nació en Montevideo, Uruguay. Tenía siete años cuando sus padres lo trajeron a este país. Es un virtuoso pianista que nunca ha pisado un conservatorio de música. Ni la dirección de un maestro para aprender a leer una partitura.

Cuenta que a los 17 años tuvo en sus manos un pequeño teclado con el que comenzó, como cualquier persona, a juguetear con las notas.

“Pero las notas que tocaba comenzaban a conectar con la melodía que tenía en mi cabeza. Era como conectar ciertos puntos, y así comencé a seguir esa melodía”, explica. “Creo que si me hubieran dado un violín o una trompeta hubiera ocurrido lo mismo, pero fue el piano y decidí no dejar de tocarlo”.

La idea del documental, cuenta, era una inquietud que traía desde hace un tiempo.

“Por muchos años he tocado en la calle, en lugares como Disney, Universal Studios, en esos lugares vendo mis discos y ahí es donde he hecho mi carrera”, relata.

Asegura que, en Los Ángeles, cantar o tocar en las calles se ha transformado en un negocio como cualquier otro.

“Ser un artista callejero no es tan simple como se ve”, describe. “Y yo quiero compartir todos esos detalles y educar a los músicos que vienen detrás”.

Este músico radicado en la ciudad de Downey dice que, al igual que aprendió de manera empírica a tocar un instrumento, aplicó la misma fórmula para producir su documental.

“A veces es difícil conocer a la persona que te puede ayudar, así que yo me [convertí] en esa persona”, señala. “Hace cuatro años tuve la oportunidad de [colaborar] con un productor para un programa que se hizo para la televisión pública y aprendí mucho, y ya que tenía las herramientas decidí hacer mi propio documental”.

Sidi realiza todo el trabajo que, diversas compañías o personas, realizan para los famosos. Cuenta que el produce su música, sus discos, diseña su página de internet, las portadas de sus discos y trata de obtener contratos que llenarán su agenda.

“Aprendí a seguir siempre lo que yo siento”, dice. “Soy una persona que prefiere fracasar con sus ideas, que fracasar porque dejé a alguien decidir por mí”.

Sidi comenta que su concierto de este proyecto tan importante, lo dedica a su madre, Miriam, quien en 2002 murió de cáncer.