Rodados al cuadro

David Ortiz empujó cinco carreras y bateó uno de los cinco cuadrangulares de los Medias Rojas de Boston, que vapulearon por segundo día consecutivo a los Rays de Tampa Bay para vencerles ayer por 13-5.

El partido estaba empatado a cinco hasta que Mike Avilés bateó un jonrón para iniciar un racimo de tres carreras en el séptimo.

Boston, que inició trastabillando la temporada, agregó cinco más en el octavo, un día después de haber anotado ocho en ese inning.

La explosión fue más impresionante porque Boston había anotado un total de apenas 57 carreras en 18 partidos contra Tampa Bay la temporada pasada.

Jonathon Niese y dos relevistas se combinaron para un juego de seis imparables, David Wright bateó un jonrón a pesar de un dedo roto y los Mets de Nueva York derrotaron ayer por 5-0 a los Filis de Filadelfia.

Niese (2-0) esparció cinco hits y ponchó a cinco en seis entradas y dos tercios. Bobby Parnell consiguió cuatro outs y Jon Rauch lanzó el noveno inning.

Wright se fue de 5-3, incluyendo un largo vuelacercas en el primer lanzamiento que vio tras perderse tres juegos seguidos con su meñique derecho roto.

Lucas Duda también conectó para los Mets, que llevan una sorprendente foja de 6-2 en esta temporada.

Los Filis, campeones defensores de la División Este de la Liga Nacional, tienen foja de 3-5 y pasan apuros ofensivos sin los bates explosivos de Chase Utley y Ryan Howard en su alineación.

Los favoritos a repetir en la división han anotado dos carreras o menos en cinco de sus ocho encuentros.

Gavin Floyd se sobrepuso a problemas con su control para trabajar seis entradas en blanco y Alexei Ramírez, Tyler Flowers y Paul Konerko jonronearon para los Medias Blancas de Chicago, que se impusieron ayer por 5-1 a los Tigres de Detroit.

El zurdo de Tigres, Adam Wilk, que hacía su primera apertura en las mayores, fue golpeado en el hombro izquierdo por un foul de su compañero Prince Fielder cuando estaba sentado en la banca en el sexto inning.

Wilk (0-1) dejó el partido, pero se espera que haga su próxima apertura. El zurdo permitió dos carrera sy solamente tres hits en cinco episodios, además de ponchar a cuatro y dar una sola base.

Los Medias Blancas ganaron su cuarto juego seguido. Floyd (1-1) golpeò a tres bateadores, pero ponchó a seis.