Alcalde ajusta el presupuesto

Reformar el sistema de pensiones y cobrar 10% por los beneficios médicos de los empleados de la ciudad, así como despedir a 231 trabajadores, es parte del plan del alcalde Antonio Villaraigosa para ajustar el presupuesto fiscal para el año 2012-13 que ascenderá a $7,220 millones de dólares.
Alcalde ajusta el presupuesto
Los sindicatos fueron duros en sus críticas cuando se anunció que van a prolongar la edad para la jubilación.
Foto: Emilio Flores / La Opinión

Reformar el sistema de pensiones y cobrar 10% por los beneficios médicos de los empleados de la ciudad, así como despedir a 231 trabajadores, es parte del plan del alcalde Antonio Villaraigosa para ajustar el presupuesto fiscal para el año 2012-13 que ascenderá a $7,220 millones de dólares.

Villaraigosa anunció ayer su presupuesto ante el descontento de los sindicatos que representan a unos 21,715 empleados que están dentro de la nómina del Fondo General del Ayuntamiento.

Sumando a los trabajadores del puerto y del aeropuerto, son alrededor de 30 mil personas las que trabajan para la ciudad de Los Ángeles.

De los 231 despidos que se alistan, 159 son empleados dentro del Departamento de Policía de Los Ángeles, pero ninguno de ellos es policía.

“El LAPD y el Departamento de Bomberos son prioridades dentro del presupuesto”, aseguró el alcalde.

Los despidos sólo representan menos del 1% de toda la planta laboral, por lo que el ahorro que se espera tener para reducir el déficit fiscal a 238 millones de dólares proviene principalmente de las reformas a pensiones y beneficios médicos.

El plan de reforma de pensiones refiere un aumento a la edad de retiro, de 55 a 67 años de edad para empleados nuevos, además de bajar la subvención de retiro de 100 a 75%, reestructurar los pagos de compensación final, ajustarlos al costo de vida y controlar los beneficios de salud por retiro.

“Empleados de la ciudad están pagando cero dólares por sus planes médicos, y eso ya no puede ser, queremos pedirles un 10%”, apuntó Villaraigosa.

La Oficina del Alcalde y el Concejo Municipal verían reducidos sus presupuestos en 8%.

En enero de 2010, precisó, se tenía proyectado un déficit presupuestario de 952 millones de dólares para el año fiscal 2012-13 y de 1,071 millones de dólares para el 2013-14.

Sin embargo, expuso, desde entonces se han aplicado una serie de recortes estratégicos que han venido a reducir ese margen, por lo que se contempla que para el próximo año fiscal 2013-14 el déficit sea de 199 millones de dólares.

“El 65% de los recortes son reestructurados, los hemos venido aplicando desde hace dos años y continuarán el próximo año”, mencionó durante una conferencia de prensa.

El fondo de reserva en efectivo de la ciudad se establecerá en 211 millones de dólares, el más grande en los últimos 10 años.

El presupuesto propuesto por el alcalde tendrá que ser aprobado por el Concejo Municipal.

Las medidas para reducir el déficit fiscal de la ciudad que planteó el alcalde provocó el descontento del sindicato SEIU, Local 721, que representa a unos 10 mil trabajadores del municipio.

Trabajadores, que se apostaron afuera de la sala de prensa donde Villaraigosa hizo el anuncio, repartieron tarjetas postales enviadas al alcalde en referencias sarcástica de que últimamente se la pasa viajando para planear su fiesta de la convención demócrata y audicionando para su próximo trabajo.

“Necesitamos que haga el trabajo para lo que fue electo, que es administrar la ciudad, aquí en Los Ángeles”, indicaban las postales.

“El alcalde no sabe lo que hacemos, él nomás avienta números, quiere que trabajemos hasta los 67, pero yo como podador de árboles a esa edad ya no voy a poder hacer mi trabajo, a esa edad quizá puedan hacer un trabajo como el del alcalde, pero no un trabajo físico”, dijo Art Sweatman.

Como representante del SEIU, Local 721, Sweatman aseguró que los empleados de la ciudad sí pagan por sus beneficios médicos, dependiendo del plan de salud que tengan.

Dijo que desde hace tres años les han venido congelando los sueldos a muchos empleados, les han aumentado las primas de retiro y tienen que pagar más por sus visitas al doctor, han tenido que tomar “furloughs” o días de descanso sin pago, así como días festivos sin paga.

“Todo eso le ha generado un ahorro de 847 millones al presupuesto de la ciudad en esos años”, aseguró el representante sindical.