Demanda por aviso confuso de HACLA

Inquilina alega que no se enteró de alza en su alquiler
Demanda por aviso confuso de HACLA
'La idea es pelear por nuestros derechos', dice la demandante Nidie Peláez.
Foto: Isaías Alvarado

La filosofía de Nidia Peláez es no dejarse. Hace unos años la puso en práctica cuando una carta le informó que el cobro por el alquiler de su apartamento subiría un 177% en pocos meses.

El documento, enviado por la Autoridad de la Vivienda de la ciudad de Los Ángeles (HACLA), le notificaba que iba a reducir el subsidio que obtenía a través del programa federal conocido como Sección 8. Para Peláez y su hija, esto significaba que pagarían 252 dólares de renta, en lugar de 91 dólares.

“Cuando recibí [la carta] fue como si me hubieran tirado un balde de agua fría, porque no me esperaba ese cambio tan brusco”, contó Peláez, madre soltera y originaria de Colombia.

A su apartamento en North Hollywood (ahora vive en Van Nuys), ya había llegado antes un reporte para beneficiarios de Sección 8 con las nuevas tarifas de pago de acuerdo a la cantidad de cuartos en una vivienda, pero ella no entendió lo que intentaban decirle esos números.

Fue hasta la siguiente carta cuando comprendió que se referían al estrepitoso aumento de alquiler.

“Me afectó porque ya tenía programados los pagos de mis facturas, para lo que mi hija necesitaba”, dijo Peláez, quien ha tenido dificultades para encontrar empleo por padecer de epilepsia.

Su caso forma parte de una demanda colectiva entablada por el Centro Legal de Defensoría Pública y un despacho jurídico, que argumenta que HACLA falló del año 2004 al 2006 en notificar apropiadamente del recorte de las subvenciones a miles de beneficiarios del programa federal.

“Fue un período en que la gente vio que su renta subió precipitádamente. Quizás hubo familias que ya no pudieron pagar su vivienda y se convirtieron en desamparados”, comentó Stephanie Carroll, abogada de la Defensoría Pública. “Queremos que la gente sepa que todavía estamos peleando este caso”, dijo.

El grupo legal teme que al menos 45,000 familias en Los Ángeles fueron afectadas por la notificación confusa de HACLA, que, a raíz de la querella, ha cambiado sus procedimientos.

“La gente que recibió [el aviso] no entendió que la renta iba a subir porque es un documento legal muy complicado”, insistió Paul Estuar, abogado de la firma Litt Estuar & Kitson LLP. “Aún cuando esto ocurrió hace unos años, el caso todavía está vivo”.

Annie Kim, vocera de HACLA, afirmó que el organismo ha hecho lo correcto. “[La Autoridad] ha cumplido con todos los requerimientos sobre cambios en Estándares de Pagos de Vales [de Sección 8]”, dijo la portavoz. “Estamos defendiendo vigorosamente la demanda”.

Peláez y su hija tuvieron que mudarse a un apartamento de una recámara en Van Nuys porque en unos cuantos meses el alquiler de su vivienda en North Hollywood se incrementó de 91 a 633 dólares. Pero en ese período su ingreso no aumentó un solo centavo.

“La idea es que debemos pelear por nuestros derechos. Uno no se debe dejar”, dice Peláez.

La Defensoría Pública está pidiendo a los afectados de HACLA integrarse a la demanda colectiva. Para más información llame al teléfono (213) 385-2977 extensión 701.